Conectate con nosotros

Columnistas

NECESARIO EQUILIBRIO ENTRE DERECHOS

Columnistas

Publicado

en

Por: José Gregorio Hernández Galindo

Los derechos a la honra y al buen nombre son derechos fundamentales de primer orden, consagrados en los artículos 15 y 21 de la Constitución.

Según el artículo 15, “todas las personas tienen derecho (…) a su buen nombre”, y el Estado debe respetarlo y hacerlo respetar. De conformidad con el 21, “se garantiza el derecho a la honra. La ley señalará la forma de su protección”.

La libertad de expresión y el derecho a la información también son derechos fundamentales, garantizados por la Carta Política y en los tratados internacionales. La Constitución proclama que, en Colombia, no habrá censura, y la jurisprudencia ha señalado que el derecho a la información es de doble vía, por cuanto alude no solamente al derecho de toda persona a buscar, recibir y difundir informaciones, como al que tiene toda la comunidad a recibir esas informaciones de manera veraz e imparcial.

Se trata de derechos esenciales, inherentes a la dignidad de todo ser humano. Los ordenamientos jurídicos nacionales y extranjeros los contemplan, con miras a garantizar la libertad y, a la vez, el reconocimiento público, la generalizada consideración y el respeto que merece un individuo en relación con las reglas éticas y jurídicas vigentes y frente a los demás integrantes de la comunidad.

Los derechos a la honra y al buen nombre tienen por objeto proteger la reputación de la persona en el seno de la colectividad, de forma que no se la identifique como indigna, peligrosa, corrupta o de malas costumbres o prácticas, o como enemiga de la sociedad. Derechos que resultan afectados, en mayor o menor medida, por informaciones falsas o erróneas, tergiversadas o distorsionadas respecto a sus antecedentes o actual conducta, las cuales, al expandirse en el seno de la comunidad, implican descredito y provocan un concepto negativo o desconfiado.

Se relaciona el comportamiento de la persona con el concepto que de ella tienen las demás. Los aludidos derechos están encaminados a asegurar que dicho concepto no se vea dañado o distorsionado por casusa de informaciones falsas o manipuladas. Para la Corte Constitucional, “el derecho a la honra es esencialmente un derecho de valor y gira alrededor de la conducta que observe la persona en su desempeño dentro de la sociedad. La persona es juzgada por la sociedad que la rodea”. (Sentencia T-050 de 1993)

Ha subrayado la jurisprudencia que, “aunque el derecho a la honra guarda una relación de interdependencia material con el derecho al buen nombre, se diferencian en que, mientras el primero responde a la apreciación que se tiene de la persona a partir de su propia personalidad y comportamientos privados directamente ligados a ella, el segundo se refiere a la apreciación que se tiene del sujeto por asuntos relacionales ligados a la conducta que observa en su desempeño dentro de la sociedad” (Sentencia C-007 de 2020).

En caso de montajes, informaciones falsas o tendenciosas, que ofenden el derecho a la honra o al buen nombre, se tiene derecho a pedir rectificación. Y también la acción de tutela y las acciones penales por calumnia e injuria se han concebido para proteger tales derechos.

Es necesario preservar el equilibrio entre los derechos, de modo que, no por el ejercicio de unos, sean otros vulnerados, como lo hemos visto en estos días.

Sigue leyendo
Haz clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Columnistas

Las Ciclorutas: Símbolos de Modernidad

Columnistas

Publicado

en

Por: Luis Pérez Gutiérrez

Las Ciclorutas son la sensación para la movilidad contemporánea en las ciudades más avanzadas. Toda ciudad, todo territorio que quiera mostrar modernidad, construir ciudadanía y respeto al medio ambiente, realiza grandes inversiones en ciclo rutas y en vías para caminantes.

Una ciudad sin espacios públicos de calidad y sin ciclorutas se ve vetusta y poco atractiva. La humanidad llevaba 150 años haciendo espacios para carros, y se olvidaron del ciudadano y del buen aire.

Hace poco salió una nota en el periódico GENTE, que me llenó de orgullo, recordando que hace 20 años se construyeron LAS PRIMERAS CICLORUTAS EN Medellín. Hace 20 años, la Alcaldía de Luis Pérez construyó las primeras ciclorutas con cerca de 25 kms. Y siguen siendo ejemplo de modernidad.

Luego en 2016, el Plan de Desarrollo de Luis Pérez, Antioquia Piensa en Grande, incluyó un plan de ciclorutas para todo el Departamento, más de 200 kms. En particular, para el bello paisaje de Oriente de Antioquia se hizo un plan de ciclorutas que seguramente se tomarán cinco años más para terminarlas.

La Cicloruta desde el Mall Llanogrande en Rionegro a la Ciudad de Guarne, pasando por el Aeropuerto, es un espectacular bulevar y un espacio público, ejemplo para cualquier territorio en el mundo.

Hay un justo debate público por la demora en terminar esa obra. Hay que buscar la verdad y quien tiene la responsabilidad. Luego de las autorizaciones de la Asamblea Departamental y del banco de proyectos, INDEPORTES como Instituto independiente y descentralizado, recibió los recursos para construir esas ciclorutas. El día 1 de diciembre de 2017, INDEPOPORTES firma con la empresa VIVA, acta de inicio del contrato cuyo objeto fue la construcción de la cicloruta, del Mall Llanogrande en Rionegro, pasando por el Aeropuerto Internacional y llegando a Guarne.

El contrato involucraba a su vez a los Municipios de Guarne y Rionegro, en lo relacionado con el apoyo catastral. Es decir INDEPORTES contrata y paga y la empresa VIVA realiza la construcción de la cicloruta
En síntesis, los responsables de construir la cicloruta de Oriente son INDEPORTES, que por Asamblea Departamental maneja esos recursos por ser entidad descentralizada autónoma; y VIVA como el contratista que Indeportes seleccionó. En temas de ejecución y contratación en los institutos descentralizados, ni el Gobernador Aníbal Gaviria ni el ex Gobernador Luis Pérez tienen ninguna responsabilidad fiscal. Ni contratan ni adjudican ni son de las juntas directivas.

En 2019. La Directora de INDEPORTES en Gobernación de luisperez. al ver el atraso en las obras de la cicloruta de oriente, iba en 52%, solicitó UNA CONCILIACION PREJUDICIAL en contra de VIVA con el fin de, o dar por terminado el contrato con sanciones, o que se pusieran al día en la construcción. Así quedó escrito en el informe de empalme.

En abril de 2020, en la actual administración de Anibal Gaviria, Indeportes desistió de la solicitud de conciliación prejudicial, sin que hubieran cambiado las circunstancias que dieron lugar a la solicitud de conciliación; es decir. la empresa VIVA continuaba incumpliendo el contrato. Hecho jurídicamente anormal porque la única razón que justificaba la decisión de desistir de la conciliación prejudicial era el cumplimiento de las obras, lo cual no sucedió.

Tres años después de desistir de la CONCILIACION, la obra sigue parada. Y el contrato de construcción, INDEPORTES y VIV A, sigue vigente con seis suspensiones justificadas en la emergencia sanitaria y con cero avances.
El informe del contrato para terminar las ciclorutas de Oriente se entregó en el EMPALME con Gobernación de Aníbal Gaviria, como lo exige la ley. Y se dejaron los recursos necesarios. Y no hubo objeción, pero se desistió en 2020 de la conciliación prejudicial-

Cualquiera haya sido el error de VIVA, hay que terminar las ciclovías de Oriente. Son espacios no solo de belleza y deporte sino también hermosos espacios de igualdad. Toda obra pública que no se termine es una ofensa que se le hace a la comunidad y a la región.

Aquí más Columnas de Opinión

Sigue leyendo

Columnistas

CALI ZOZOBRA

Columnistas

Publicado

en

Por: Gustavo Álvarez Gardeazábal

No hay nada más preocupante para una ciudad que terminar admitiendo su incapacidad de detener el acelere hacia la equivocación permanente. Es probable que la medición no sea objetiva y ella obedezca a experiencias personales de quien las haya vivido. Pero aún a riesgo de ser subjetiva, y como tal de ayudar a seguirse equivocando, me resulta mejor decirlo y de una vez. Estoy asombrado con el clima de zozobra que vive la capital del Valle . Y lo digo con dolor porque yo, que realicé mis estudios universitarios en esa ciudad, que trabajé más de una década en ella, que llegué a ser miembro del Concejo Municipal y de la Asamblea Departamental con sus votos. Yo, que el 58% de la votación, entonces abrumadora, que obtuve hace 25 años para ser gobernador los conseguí en sus barriadas, no me puedo quedar callado ante una realidad apabullante que hace percibir a Cali como un escaparate que voltearon a la fuerza y quedó patas arriba con los cajones afuera. No soy muy partidario de las estadísticas sobre seguridad, pero cuando uno ve las cifras de “Cali como vamos” en donde los poquitos que denuncian los hurtos han aumentado de 1.650 denuncias en 2005 a 24.009 en 2022,hay que admitir la gravedad de lo que pasa. Y como cuando uno llega a Cali siente que ha entrado en una ciudad donde las normas elementales de convivencia ya no rigen, palpa hasta donde llega el cáncer que la consume. En Cali los semáforos existen, prenden y apagan y cambia de color pero cada vez menos gente los respeta. En el estadio y en los sitios de diversión pública donde venden los puestos, cada vez se respeta menos ese derecho adquirido y la gente se apropia del asiento ajeno sin inmutarse. Y vaya proteste. Corre el riesgo de morir en el acto, como se siente que le puede pasar si cuando queda metido en uno de los eternos trancones del irrespeto semafórico se le acercan par greñudos con cara de zombis a exigirle que deje limpiar los vidrios o que les paguen por lo que no han hecho. Y ni sigo, porque da escalofrío contarlo.

Sigue leyendo

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


Lo más Leído

Copyright © 2023 Totus Noticias. Desarrollado por Totus Agencia Creativa