InicioColumnistasEL TRINUFO DE LAS CABEZAS FRÍAS

EL TRINUFO DE LAS CABEZAS FRÍAS

Por: Federico Senior

Tal vez nunca haya escrito algo tan en primera persona, como lo que pretendo hacer hoy, de sobra sé de lo reducido que es el número de mis lectores, lo cual no impide en lo más mínimo, que, en medio de un arduo día de trabajo como el de hoy (trabajo con Empresas Chinas y hoy allá no hay Ascensión ni nada parecido, son ateos, por fortuna), me detenga unos minutos y me siente a escribir lo que pienso, lo que siento y lo que analizo de lo que ha sucedido los últimos días en la política en Colombia. Desde un principio, me “cayó bien” Rodolfo, me gusta su estilo, es tal vez por el hecho de que el mío (estilo) es muy parecido al del hombre, utilizo sin mayor reato de conciencia palabras “gruesas” que mal le suenan a toda la beatería, doble moral por lo general, me contextualizan, me indician como a delincuente, eso le pasa a Hernández, en veces dice cosas que suenan mal, las dice fuera de contexto y de hecho pues, caen mal, como la malhadada frase de su admiración por Hitler, él no se toma el trabajo de explicar, lo dijo, y si, en efecto Adolfo Hitler, el más hijo de puta, asesino, psicópata, depravado y salvaje ser humano de toda la historia, tuvo en efecto a su favor grandes logros en la economía de la pauperizada y hambrienta Alemania de los años siguientes al final de la Primera Guerra Mundial y, de hecho fue Hitler y los nazis, los que sacaron a su país de la postración en que estaban, claro, lo que vino después fue la más cruenta hecatombe de la historia, así pues Don Rodolfo no se toma el trabajo de aclarar las cosas, las dice y ya, pero no por su efecto negativo dejan de ser verdad, no vale la pena aquí discutir lo peculiar del hablar de Hernández, el hecho es que el hombre habla claro, no se pone con pendejadas, es contundente y ante y por sobre todo, firme, no se ha movido un ápice de su postura inicial, ni hizo, ni hace ni hará alianzas con nada ni con nadie, eso es de hecho, un logro sin precedente alguno en la historia política de Colombia, en donde todos los pelafustanes líderes de la politiquería nacional, enarbolan con lo más cínico del descaro y la desfachatez, nuevas banderas de acuerdo con la situación, la oportunidad y las circunstancias, vemos por ejemplo a lo peor de la clase política, verbo y gracia, Benedetti y Barreras, torcer el timón ciento ochenta grados y pasar del cochambroso Uribismo, al infecto Petrismo, sin espabilar un instante, cambian el trapo más rápido que cambiarse de calzoncillos, Rodolfo no, de manera definitiva no, en verdad jamás pensé que le diera resultado, pensaba que era demasiado pedir a los votantes que creyeran que tal actitud sería posible y lograr un triunfo con ella, pues cuan equivocado estaba, es en verdad el hecho más impresionante de la campaña y de sus logros, el hombre consiguió lo que nadie nunca había conseguido, convencer, con hechos, sin propaganda, sin alianzas, sin arreglos, contubernios o amancebamientos, nada de eso, convenció y ganó, lo logró él solo, claro con el apoyo multitudinario de quienes estamos hartos, mamados, hasta el cogote del reino de la maldita clase política del país, esa a la cual, toca darle un entierro de tercera, en una fosa común, en el hueco del desprestigio y la vergüenza, ese foso pronto se pudrirá y el nuevo poder con sus hechos, tapará con tierra apisonada la tumba de los miserables que ostentaron el poder por más de siglo y medio. Su bandera, su estandarte es sin duda alguna la lucha contra la corrupción, eso es a lo que le temen sus enemigos y detractores, y eso, de precisa manera, es lo que ha convencido a mundo y medio, para apoyar al hombre que ha mostrado con hechos, no con discursos populacheros, ni ofensas fundadas en trolas, que si se puede, que su idea de reducir la burocracia, inepta y costosa, que acabar con la vagabundería de Embajadas, Altas Consejerías, prebendas, privilegios para los servidores públicos, es posible, que la promesa de acabar con las cárceles – club, se volverá realidad y serán asunto del pasado, que los criminales irán a pagar penas en prisiones comunes, nada de Cantones o Brigadas, nada de celulares, televisión, putas, caviar y langosta, como los que cocina el “Gordo” García en la Picota, todo eso se acabó, que tiemblen toda esa manada de pícaros, que se caguen de susto, porque ahora si que van a pagar por toda la podredumbre de su actuar, durante decenios, sin importarles nunca lo que le sucedía al pueblo, al país, eso lo van a pagar, con penas justas, pero no dispensadas y cambiadas por blandos castigos, en celdas doradas, repletas de beneficios, la mayor parte de las veces de excesos impensables en personas que han delinquido de la peor de las maneras; eso se acabó, tiemblen ratas de mierda, porque a este Señor y a quienes lo apoyamos, no nos temblara el pulso ni la voz para señalarlos, acusarlos y perseguirlos hasta que paguen por sus fechorías. Tiemblen, porque por ahí viene raudo y firme el castigo, por fin, por fin se va a hacer justicia. Con eso bastaría, pero de hecho no va a ser así, el país cambiara de radical manera, las instituciones van a recuperar su credibilidad, el manejo del Estado será practico, eficaz, sencillo y barato, no habrá entidades confiscatorias que persigan a empresarios pequeños o medianos, no habrá impuestos absurdos a los más pudientes, habrá apoyo a la iniciativa privada, a las mujeres, a las minorías, a los desamparados, todo esto va a ser posible, primero por la determinación irrefutable de un hombre que sabe mandar y ejecutar sus decisiones, y porque tendrá de sobra recursos para hacerlo, sin quitarle vía impuestos o expropiaciones los bienes a los trabajadores decentes, los tendrá como resultado de todo lo que le quedará al erario al no tener que atender al Pantagruélico apetito de la clase corrupta. Petro no fue más, yo, sin saber nada de política, lo había dicho, el hombre se quedó ahí, en sus ocho millones y medio de votos, no es más, a esos nadie los va a convencer de cambiar de opinión, esos son esos, no son menos, pero tampoco son más, el gran triunfo de ayer en Colombia, lo tuvo el país, la gente, quedó demostrado que eso de que el pueblo es estúpido no es más que un mito, al revés, se sobro de inteligencia, “la chusma” como de manera despectiva llama la élite a la población, mostró su capacidad de decisión, su poder, eso, por fin la gente está decidiendo, ellos, los de la calle, los de la clase media, ellos son los que están decidiendo, la ruta no se decide en la casa de Cesar Gaviria como todavía lo pretendía creer este ridículo personajito, no, menos aún, de lejos no, en El Ubérrimo, el dueño de tal predio es hoy un cadáver político insepulto, que si algo de dignidad le queda (que lo dudo), debería retirarse, dejarnos de una buena vez y por todas, en paz, dejar de joder, de hablar mierda, ya no más Álvaro, ya no más, tu turno llegó a su fin, tu lo acabaste con tu petulancia, tu insensatez y tu actuar corrupto y delictuoso, vete a criar yeguas y déjanos tranquilos, ya fue mucho el daño, descansa en paz….(en tu finquita, digo). Así que ni Petro ni Uribe, el primero que ha tratado de fungir como la “nueva” opción, de eso no tiene nada, ni de nuevo ni de opción, lleva más de treinta años viviendo del Estado, se enriqueció sin trabajar, así como lo hizo Uribe y Gaviria y Santos, y Pastrana, nunca han trabajado, ni ellos que fueron presidentes, ni sus secuaces, nunca han hecho nada por la gente, todo lo actuado ha sido en su beneficio; de esa gente nos libraremos si Rodolfo es elegido Presidente el 19 de junio. Tenemos que rodear a Rodolfo, él lo ha dicho, él no se las sabe todas, tenemos que ayudarlo a escoger a sus colaboradores, seremos los veedores del desarrollo de sus postulados, críticos pero constructivos, sabemos que una buena gestión, sepultara por mucho tiempo la posibilidad de acceso al poder del Socialismo. En fin, triunfaron las cabezas frías, claro, que de una vez las voces de los mediocres, de esos que pretender perpetuar la satrapía imperante, elevan ya sus chillidos plañideros, que “es un viejito” que es estúpido, que es grosero, que dice groserías (no que horror), que es imprudente, que es políticamente incorrecto, y hablan y hablan, en este grupito abunda el perdedor, el cobarde, el pusilánime, el que nunca ha hecho nada, el que en todo ha fracasado, esos son los peores, creen poseer la verdad absoluta y son solo una manada de idiotas útiles, serviles que han mitigado su hambre, hartándose de las migajas que caen de las mesas de los todo poderosos delincuentes que nos han mandado hasta ahora. Pues prepárense, que van a tener viejito hasta en la sopa, que van a tener que meterse sus diatribas, recto arriba y ojalá les arda, cabrones. El país es hoy, un país nuevo, renació la esperanza, sabemos que no hemos ganado nada aún, pero con lo de ayer 29 de mayo, todos estamos tranquilos, comprobamos que somos un pueblo sabio, que lo de chusma no es más que desprecio irracional de los estúpidos, sabemos que el pueblo no es bruto, ni torpe, ni servil sabemos hoy, que el pueblo en Colombia ha tomado el poder y no lo va a soltar, así que Don Petro, sigue el consejo que le doy a tu amiguito Uribe, retírate y deja ya de joder, alimaña¡¡¡¡¡¡¡

spot_img
Articulos Relacionados
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí