InicioInternacionalesEl momento exacto en el que fue atacado el ex primer ministro...

El momento exacto en el que fue atacado el ex primer ministro japonés Shinzo Abe

El funcionario fue ultimado a tiros cuando se encontraba dando un discurso en la localidad de Nara, al suroccidente del país.

El ex primer ministro japonés Shinzo Abe fue asesinado este jueves a tiros durante un acto de campaña del partido Liberal Democrático en la localidad de Nara, al suroccidente de Japón.

En las imágenes que circulan en redes sociales se puede observar el momento exacto en el que Abe se encuentra dando su discurso cuando suenan dos fuertes estruendos y los asistentes al evento empiezan a gritar conmocionados.

En medio de la angustia, los guardaespaldas del ex primer ministro se abalanzan sobre él para tratar de protegerlo, sin embargo, minutos después, se hace un llamado a los organismos de emergencia para que lo atiendan en medio de la conmoción y tras verlo gravemente herido.

Otros videos que circulan en las redes sociales muestran a las autoridades japonesas atrapar a un hombre que podría ser el sospechoso de haber disparado contra el ex primer ministro mientras este es llevado a urgencias.

El detenido ha sido identificado como Tetsuya Yamagami, de 41 años y antiguo miembro de la Fuerza Marítima de Autodefensa, sin que por el momento hayan sido esclarecidas las causas del suceso, que ha sido tildado por el primer ministro japonés, Fumio Kishida, de “acto bárbaro”.

Poco después de haber sido llevado a urgencias, el exministro falleció por la gravedad de las heridas, informaron las autoridades locales y el mundo no sale del asombro por este momento.

Shinzo Abe fue el primer ministro japonés más longevo de la historia de Japón. Tenía 52 años cuando asumió como primer ministro en 2006, convirtiéndose en la persona más joven en ocupar el cargo.

Era considerado un símbolo de cambio y juventud, pero también aportaba el pedigrí de un político de tercera generación, preparado desde muy joven para ejercer el poder en el seno de una familia conservadora de élite.

Su primer período fue turbulento, acosado por escándalos y disputas, y terminó con su abrupta renuncia un año después.

Inicialmente, dijo que renunciaba por motivos políticos, pero luego admitió que sufría de un problema de salud, que luego fue diagnosticado como colitis ulcerosa.

La era de las “Abenomics”

La condición requirió meses de tratamiento, y la superó gracias a un nuevo medicamento, dijo Abe.

Se postuló nuevamente, y volvió a la jefatura de gobierno como un salvador en diciembre de 2012.

Con ello puso fin a un período turbulento en el que los primeros ministros se sucedían a un ritmo de hasta uno por año.

Golpeado por los efectos del tsunami en 2011 y el posterior desastre nuclear de Fukushima, Japón encontró en Abe una mano confiable.

Abe se hizo conocer en el extranjero por su estrategia de reactivación económica, conocida como los “abenomics”, lanzada a partir de 2012, en la que mezclaba flexibilización monetaria, masiva reactivación presupuestaria y reformas estructurales.

Registró algunos logros, como un alza de la tasa de actividad de las mujeres y las personas de mayor edad. También recurrió de manera más importante a la inmigración para enfrentar la escasez de mano de obra.

Sin embargo, a falta de reformas realmente ambiciosas, este programa solo tuvo éxitos parciales, hoy en día claramente eclipsados por la crisis económica causada por la pandemia del coronavirus.

Tormentas políticas

Abe ha estado preparado desde muy joven para ejercer el poder, marcado por la historia familiar de dos generaciones de dirigentes políticos antes que él.

La gran ambición de Abe era revisar la Constitución pacifista japonesa de 1947, escrita por el ocupante estadounidense, y jamás enmendada.

En el escenario internacional, Abe adoptó una línea dura con Corea del Norte, pero asumió un papel de pacificador entre Estados Unidos e Irán.

Priorizó una relación personal cercana con el expresidente estadounidense Donald Trump para proteger la relación entre los dos países del nacionalismo de Trump, y buscó enmendar los vínculos con Rusia y China.

El líder político ya fue trasladado a un centro de atención, pero se desconoce su estado de salud. – Foto: AP

Pero los resultados fueron mixtos: Trump insistió en obligar a Japón a pagar más por los soldados estadounidenses basados en el país, no logró concretar un acuerdo con Rusia sobre unas islas disputadas, y lo mismo ocurrió con su plan de invitar al presidente chino, Xi Jinping, para una visita de Estado.

Abe, a menudo salpicado por escándalos que afectan a su entorno, supo aprovechar acontecimientos externos – disparos de misiles norcoreanos, catástrofes naturales – para desviar la atención y presentarse como un jefe indispensable ante la adversidad.

También se benefició de la falta de un rival de envergadura en el seno de su partido, el PLD, y de la fragilidad de la oposición, aún no recuperada de su desastroso paso por el poder entre 2009 y 2012.

Pero su popularidad declinó desde el inicio de la pandemia del coronavirus, ya que el accionar de su gobierno fue considerado demasiado lento y confuso.

Durante mucho tiempo se aferró a la esperanza de mantener los Juegos Olímpicos de Tokio en el verano boreal de 2020, que iban a ser el punto culminante de su mandato.

Fuente: Semana

spot_img
Articulos Relacionados
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí