Distrofia muscular de Duchenne: la enfermedad que padecía el hijo de Luly Bossa

Totus Noticias
3 Min Lectura

En la mañana de este sábado 9 de marzo, la querida actriz colombiana Luly Bossa compartió con sus seguidores un sentido mensaje a través de su cuenta de Instagram en el que informó sobre el fallecimiento de su hijo, quien padecía una enfermedad degenerativa que le impedía movilizarse por su cuenta. 

“Mi Angelo se me fue, yo después les cuento, pero ahora lo que necesito es ayuda porque no tenía seguro ni funeraria, ni nada de eso. Quiero darle una despedida como Dios manda. Necesito ayuda”, dijo en llanto. 

El joven se encontraba delicado de salud desde hace algunos días a causa de una virosis, así lo había señalado la actriz en un video el pasado 8 de marzo en el cual pedía muchas oraciones. Sin embargo, parece que la situación se complicó y el joven no logró sobrevivir. 

Cabe destacar que el hijo de Luly tenía una enfermedad degenerativa que desarrolló desde muy temprana edad: distrofia muscular de Duchenne. Esta patología se caracteriza por una debilidad muscular progresiva y agravada. 

“La distrofia muscular de Duchenne es causada por un gen defectuoso para la distrofina (una proteína en los músculos). Sin embargo, a menudo se presenta en personas con familias sin antecedentes conocidos de esta afección”, señala la biblioteca de medicina de Estados Unidos Medline Plus.

La misma entidad señala que en la mayoría de casos los síntomas de esta enfermedad aparecen antes de los 6 años de edad, aunque también pueden empezar desde el período de la lactancia. Los síntomas pueden incluir:

  • Fatiga
  • Problemas de aprendizaje (el CI puede estar por debajo de 75)
  • Discapacidad intelectual (posible, pero que no empeora con el tiempo)
  • Debilidad muscular que comienza en las piernas y la pelvis, pero también se puede presentar en los brazos, el cuello y otras zonas del cuerpo
  • Problemas con habilidades motoras (correr, trotar, saltar)
  • Caídas frecuentes
  • Dificultad para levantarse de una posición de acostado o para subir escaleras
  • Dificultad para respirar, fatiga, e inflamación de los pies debido a la debilidad del músculo cardíaco
  • Problemas respiratorios causados por debilidad en los músculos respiratorios
  • Empeoramiento gradual de la debilidad muscular
  • Dificultad progresiva para caminar

“La capacidad de caminar se puede perder hacia los 12 años de edad y el niño tendrá que usar una silla de ruedas”, añaden los especialistas. Este fue el caso del joven que falleció en las últimas horas a sus 19 años.

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo