Más de 1.200 muertes han producido los hechos de intolerancia en lo corrido de 2023

Totus Noticias
3 Min Lectura

Uno de los principales problemas que adolece Colombia tiene que ver con la intolerancia que se registra a diario y que produce verdaderas tragedias, muchas veces evitables, porque el detonante puede ser algo que para la mayoría no tiene importancia.

, por un piropo o porque nos importa muy poco respetar el sueño y la tranquilidad de nuestros vecinos, las calles colombianas están cargadas de prevención y en cualquier momento podemos estar protagonizando un hecho en el que fácilmente estamos arriesgando nuestra vida o la de los demás ciudadanos.

En lo que va corrido del 2023 se han producido 1.247 muertes relacionadas con la intolerancia y el no manejo de la ira, así lo revela un informe de la Policía Nacional, institución que también es testigo de cómo la intolerancia ha tenido víctimas entre los uniformados que componen sus filas.

Ya no importa la razón por la que se desata un acto violento en Colombia, los casos más recientes tienen que ver con la muerte en Ibagué de una mujer porque le reclamó a una vecina por una pelea que sostuvieron sus mascotas, el acaloramiento derivó en un enfrentamiento con cuchillos y una fue la principal víctima.

Lo mataron por un atado de cilantro

En la ciudad de Bucaramanga un hombre de 57 años fue asesinado en una plaza de Mercado porque le reclamó a otro por tomar sin pagar un manojo de cilantro que no costaba más de 500 pesos, la discusión terminó en una pelea en la que el vendedor llevó la peor parte porque el hombre que robó el cilantro le ocasionó una herida con arma blanca en el cuello acabando con su vida.

La ciudad en la que más hechos de intolerancia se presentan es Bogotá, seguida de Medellín, Cali, Cartagena y Barranquilla, las urbes en donde existe mayor población en el país y los ciudadanos aseguran que este problema de intolerancia se debe a situaciones como el desempleo, la situación económica, las deudas y hasta la situación sentimental.

Tatiana Castiblanco, psicóloga social explicó a Noticias Caracol que la frustración es uno de los detonantes de la violencia contra otros y también es la principal justificación para cometer agresiones.

“La frustración puede explicar en cierta medida la agresión que yo cometo al otro. O sea, pareciera ser que, si me siento frustrado ante la situación, siento que no la puedo solucionar, siento que me robaron y no hay nadie que haga justicia por mí. Esa frustración puede desencadenar la agresión”, indicó la doctora Castiblanco.

En la mayoría de los casos, según explicó la Policía Nacional, los hechos de intolerancia se producen entre vecinos, conocidos y miembros de la familia, y el licor es gran detonante de las agresiones.

Fuente consultada: Colombia.com

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo