La Sociedad del Antivalor: Un llamado a la acción

3 Min Lectura

Por: Carlos José Ríos Correa

Se ha convertido en una tendencia mundial ubicarnos en un contexto del antivalor; en medio de un panorama social cada vez más complejo, surge un término que encapsula los desafíos y obstáculos que enfrentamos como sociedad: la “Sociedad del Antivalor”. Esta noción hace referencia a un conjunto de actitudes y comportamientos contrarios a los valores fundamentales que sustentan una convivencia sana.

Existen valores que promueven la convivencia armoniosa, la ética y el progreso. Sin embargo, nos encontramos con la presencia de antivalores, actitudes y comportamientos que, en realidad, deberían ser rechazados. Esta normalización de aspectos negativos socava los cimientos de una sociedad saludable.

La Sociedad del Antivalor se manifiesta en múltiples aspectos de nuestra vida cotidiana. Es evidente en la violencia y la agresividad que permea nuestras interacciones, en la falta de respeto por las instituciones y por la autoridad,es cada vez más usual ver a dirigentes políticos atentando contra la democracia y sus principios llevando las banderas del cambio a costa de lo que hemos logrado como comunidad.

Un antivalor será actuar contra el orden, estabilidad y, sobre todo, la convivencia pacífica. También se hace presente en la corrupción que erosiona nuestras instituciones, lo que impide la colaboración y solidaridad entre los ciudadanos. 

Además, el respeto por lo propio ha sido relegado. Nuestra identidad cultural y tradiciones han sido descuidadas y en algunos casos menospreciadas. La valoración de nuestra historia, nuestros valores y nuestras raíces se ha debilitado, lo que afecta negativamente nuestra cohesión social y nuestra autoestima como sociedad.

Otro aspecto preocupante es la falta de cuidado hacia los demás y el entorno. El individualismo y la indiferencia han ganado terreno, dejando de lado el sentido de comunidad y solidaridad. La falta de consideración y empatía hacia los más vulnerables ha generado una brecha social cada vez más amplia.

Te gustaría leer también:  Manchester City, campeón de la Premier League por cuarto año consecutivo

Para abordar estos antivalores y promover un progreso real, es esencial desarrollar acciones concretas que permitan fortalecer la autoridad legítima y fomentar el respeto por las instituciones y las figuras de autoridad en todos los ámbitos de la sociedad.

Es importante que, con acciones decididas y el compromiso de todos los actores sociales, trabajemos hacia la reconstrucción de nuestros valores fundamentales y lograr un progreso real y sostenible para Antioquia y toda Colombia, que no sea que terminemos en una sociedad que celebra a los corruptos y castiguemos a los que actuamos conforme a las #buenaspracticas.

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo