Indi Gregory, de 8 meses, murió luego de que le quitaran soporte vital por orden de un juez

Totus Noticias
3 Min Lectura

La bebé británica Indi Gregory, afectada por una enfermedad incurable, falleció la madrugada de este lunes después de que se suspendiera el tratamiento que la mantenía con vida, según informó su familia en medio del dolor que supone perder a su hija de menos de 1 año. 

El tratamiento de la niña de 8 meses, que sufría una enfermedad mitocondrial incurable, fue interrumpido el domingo tras la decisión del tribunal de apelación británico el pasado viernes, que lo consideró «demasiado peligroso» para continuar fuera del hospital debido a «complicaciones» en respuesta a una solicitud que había hecho la familiar para que fuera atendida en Italia.

Dean Gregory, el padre de la pequeña Indi, expresó en un comunicado su enojo, vergüenza y corazón roto por la pérdida de su hija de 8 meses de nacida. Se lamentó de que el NHS y los tribunales les arrebataran la oportunidad de prolongar la vida de su hija y de permitirle morir en su hogar familiar.

«El NHS, servicio público de salud británico, y los tribunales no solo le arrebataron la oportunidad de vivir más tiempo, sino que también le arrebataron la dignidad de morir en el hogar familiar al que pertenecía»

Los padres, en conflicto con los poderes judiciales británicos durante meses, buscaban mantener el tratamiento para su bebé, mientras que los médicos argumentaban su inutilidad y dolor, argumentando que solo alargaba el sufrimiento de la pequeña Indi.

Las enfermedades mitocondriales, genéticas y que impiden la producción de energía en las células del cuerpo, no tienen cura. El viernes, el tribunal decidió interrumpir el tratamiento en un centro médico y no desde cada, trasladando a la bebé a un hospicio. 

Te gustaría leer también:  ‘No hay señales de vida’: dan por muerto al presidente iraní, Ebrahim Raisi

Fue negada la ayuda internacional

La intervención de la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, para otorgarle la nacionalidad italiana y la oferta del hospital del Vaticano para continuar el tratamiento no modificaron las decisiones anteriores del tribunal superior inglés. La alta ministra italiana estuvo buscando salida durante días, no solo para la pequeña Indi, sino también para sus padres, quienes no consideraban la rendición como un camino a elegir.

Meloni expresó su pesar en la red social X, mencionando que se hizo todo lo posible, pero lamentablemente no fue suficiente: «Hicimos todo lo que pudimos, todo lo que era posible. Desgraciadamente, no fue suficiente. Buen viaje pequeña Indi», reaccionó Giorgia Meloni el lunes en la red social X (antes conocida como Twitter).

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo