Conectate con nosotros

Columnistas

ALEJANDRO ORDÓÑEZ DEFIENDE A COLOMBIA Y CUENTA LA VERDAD AL MUNDO

Columnistas

Publicado

en

Por: William Calderón Zuluaga

Ordóñez solo ante el mundo

El embajador de Colombia en la OEA, Alejandro Ordóñez Maldonado, es la única voz que se escucha desde el servicio exterior para defender los intereses de la Patria, pues ni la flamante embajadora ante la Comisión de Derechos Humanos ante la Unión Europea, Alicia Arango Olmos, ni el señor Guillermo Fernández de Soto, Embajador ante Naciones Unidas con sede en New York, se ha enterado de que pasa en Colombia… Aquí no tenemos Canciller, pues la señora Claudia Blum fue un verdadero fracaso, aquí hace falta quien hable por nuestro sufrido país, de la precitada señora solo sabemos de sus reuniones privadas con Pachito Santos en el reservado de un restaurante en Washington, que dejaron mal parado nuestro gobierno ante los Estados Unidos de América, y que provocaron la renuncia de nuestro representante ante el país más poderoso del mundo, visto que se atrevieron a descalificar la tarea como canciller de la República del exministro Carlos Holmes Trujillo, a quien recordamos con dolor de Patria y para tristeza mayor, tanto Pachito continuo devengando en dólares, lo mismo que la inútil señora Blum quien gracias a Dios y al pedido de los indígenas se vio obligada a renunciar. El que Entendió Entendió… Como lo repite Suso el paspi.

¡Ah tiempos aquellos!

Otra sería la suerte de Colombia si en la Cancillería estuviera una figura con distinto equipaje intelectual y moral. Recordemos el gran papel desempeñado en representación de nuestra República de personajes ilustres como Eduardo Zuleta Ángel a quien el más importante maestro en la sátira política bautizo para bien, como el Presidente del mundo; ex cancilleres notables que le dieron lustre a su posición como Alfonso López Michelsen quien en compañía de Carlos Lleras Restrepo, recibió al Papa Pablo VI en Colombia y Fernando Londoño y Londoño amigo personal de su Santidad Juan XXIII, con quien compartía quincenalmente, durante su paso por París, como embajador, cuando el futuro pontífice ejercía las veces de Nuncio Apostólico en la ciudad Luz y como Canciller más joven recibió con el Doctor Alberto Lleras Camargo al Presidente John F Kennedy en Bogotá… Y no pasar por alto los nombres de Germán Arciniegas, Juan Lozano y Lozano y el inolvidable Gonzalo Restrepo Jaramillo… Mujeres de la calidad de la Canciller Noemí Sanín Posada a quien el expresidente Cesar Augusto Gaviria le debe su elección como Secretario General de la OEA y María Emma Mejía a quien recordamos por su brillante tarea en las relaciones con Venezuela y su destacado paso por la ONU…

Cuadro de comentarios de Facebook
Te gustaría leer también:  Negociación Gobierno-Bandas Criminales en Medellín: Estos son los Actores Clave

Columnistas

Más encartado que gallina criando patos – Crónicas de Gardeazábal

Avatar

Publicado

en

Por: Gustavo Álvarez Gardeazábal

Al presidente de la nación no solo los cafeteros le metieron (según sus palabras) los dedos en la boca, sino que otros le pueden haber estado metiendo más cosas en los meses que lleva sin que se hubiese dado cuenta.

Hoy día, después de la crisis sin nombre generada por Laura y Benedetti, (y que no sabemos donde terminará), no solo tiene que encontrarles reemplazo para asumir las funciones que les encomendó, sino que tiene que inventarse alguna fórmula para recuperar la credibilidad ciudadana, vuelta trizas después del mal manejo político, la pésima conducción administrativa y el desconcertante disfraz personal conque que afronta la marcha del estado.

Casi todo lo que ha ido pasando, es generado por sus equivocaciones o sus protuberantes ignorancias. Si no hubiese cometido el error de haberle otorgado funciones superministeriales a una jovencita falta de mundo a quien nunca nombró ministra. Si no hubiese confiado tanto en Armando Benedetti aún después del incidente nunca dilucidado de los petrovideos de la campaña.

Si hubiese investigado un poquito más en quienes integraban la terna para gerente de los cafeteros, y hubiese descubierto a tiempo que José Antonio Ocampo tenía los dados marcados para forzar la elección de Bahamón, el uribista procesado por la Contraloría de Bogotá, la inminente crisis entre la Federación y el Gobierno no estuviera hoy llenando el cielo campesino de nubarrones. De la misma manera si hubiese identificado que la ministra Irene es la sacerdotisa sectaria de la religión hildebránica, que nos quiere sacrificar cual catecúmenos en las catacumbas ambientalistas. Si supiera para qué lado juega Danilo Rueda, el Comisionado de Paz.

Te gustaría leer también:  Joshua Wynder clarificó el camino de Uruguay, con absurdo autogol

En fin, si supiera administrar el estado en todo el sentido de la palabra y no solo repetir su fracaso como alcalde de Bogotá, no estaría tan encartado como una gallina criando patos, o como dijo el politólogo Eduardo Llano “cerca de quedarse parado en una baldosa sin poder moverse”.

Cuadro de comentarios de Facebook
Sigue leyendo

Aldrin Garcia Balvin

La victoria de los políticos decentes: una nueva era en la política electoral

Avatar

Publicado

en

Por: Aldrin García Balvin

Como estratega político, me encuentro en desacuerdo con la premisa de que los candidatos que no apelan a la mentira y a la infamia están destinados a perder en las elecciones. Al contrario, considero que ha llegado el tiempo de los políticos decentes, aquellos que no necesitan destrozar al otro para ganar réditos electorales. Estamos presenciando un cambio positivo en la política, donde la integridad y la honestidad se valoran más que nunca.

Durante demasiado tiempo, hemos sido testigos de una competencia electoral caracterizada por ataques personales, difamaciones y manipulaciones de la verdad. Parecía que la estrategia para triunfar en las elecciones se basaba en destruir al oponente a cualquier costo. Sin embargo, esto ha llevado a una erosión de la confianza ciudadana en los políticos y en el sistema democrático en su conjunto.

Pero ahora, el panorama está cambiando. Los ciudadanos están cansados de la polarización y la falta de ética en la política. Están buscando líderes que sean capaces de ofrecer propuestas sólidas y soluciones reales a los problemas que enfrentamos como sociedad. Los políticos decentes, aquellos que basan su campaña en la integridad y la transparencia, están ganando terreno y generando confianza en los votantes.

Esto no significa que los políticos decentes sean débiles o ingenuos. Al contrario, son personas valientes que se atreven a desafiar el statu quo y a liderar con principios. Apelan a la razón, al diálogo constructivo y a la empatía hacia las necesidades de la ciudadanía. Su enfoque se centra en la construcción de consensos y en la búsqueda de soluciones que beneficien a todos, en lugar de en la destrucción del adversario.

Te gustaría leer también:  Joshua Wynder clarificó el camino de Uruguay, con absurdo autogol

Los políticos decentes están demostrando que es posible ganar elecciones sin recurrir a la mentira y a la infamia. Su éxito radica en su autenticidad y en su capacidad para conectar con los ciudadanos de manera genuina. Los votantes valoran la honestidad y la coherencia, y están dispuestos a apoyar a aquellos líderes que encarnan estos valores.

Como estratega político, animo a los candidatos a abandonar las tácticas destructivas y a abrazar una forma de hacer política basada en la decencia y la integridad. Es hora de construir un nuevo paradigma político donde la ética y la responsabilidad sean los pilares fundamentales. Juntos, podemos cambiar el rumbo de la política y recuperar la confianza de los ciudadanos en el sistema democrático.

En conclusión, el triunfo electoral no está reservado para aquellos que apelan a la mentira y a la infamia. Ha llegado el tiempo de los políticos decentes, aquellos que no necesitan destrozar al otro para ganar réditos electorales. Es momento de liderar con integridad, construir puentes y trabajar en beneficio de la sociedad. Juntos, podemos crear un futuro político basado en valores y principios que inspire a las generaciones venideras.

Cuadro de comentarios de Facebook
Sigue leyendo

Columnistas

POLÍGRAFO E INTERCEPTACIONES

Avatar

Publicado

en

Por: José Gregorio Hernández

No entro en el campo de las posibles responsabilidades penales en el reciente caso de las denuncias por uso del polígrafo, ni en las denuncias sobre interceptaciones ilegales a comunicaciones, que dieron lugar al retiro de un embajador y de una alta funcionaria de la Casa de Nariño. Serán los jueces quienes resuelvan al respecto, porque, hasta ahora, todo ha sido mediático y nadie tiene claridad sobre lo que en realidad ocurrió. 

Pero vale la pena considerar dos asuntos, desde una perspectiva constitucional:

-Sobre el uso del polígrafo o detector de mentiras para establecer si alguien cometió o no un delito, reiteremos que, a diferencia de otros países -en que se considera válido el uso del polígrafo como prueba-, nuestro sistema jurídico no lo considera aceptable como método idóneo para probar algo, menos todavía si en ese instrumento se deposita una confianza tal que de los resultados se haga depender la certeza acerca de la culpabilidad o inocencia de una persona, o su responsabilidad penal.

Respetando el criterio de quienes lo estiman viable, considero que el legislador colombiano acierta al no incluirlo como prueba para desvirtuar la presunción de inocencia en el curso de un proceso penal, ni como demostración irrefutable de lo contrario.

Como lo hemos escrito en otras ocasiones, el detector de mentiras no ofrece ninguna confiabilidad desde el punto de vista probatorio. Nada garantiza, y nada asegura. Si lo que registra -aunque lo haga con precisión- son apenas las reacciones nerviosas o sicofisiológicas al responder a ciertas preguntas, síntomas consistentes en palpitaciones cardiacas más rápidas, aceleración del pulso, mayor intensidad del sudor, presión sanguínea o difícil respiración, no es legítimo -porque no confiere certeza- inferir de esos síntomas la responsabilidad penal, ni deducir que están indisolublemente ligados a la mentira del interrogado, ni tampoco lo es concluir que la ausencia de tales reacciones signifique la veracidad de lo respondido o pruebe la inocencia.

Te gustaría leer también:  Gustavo Petro propone la 'Renta Ciudadana' como incentivo para pandilleros y promueve la paz entre jóvenes

En efecto, a pesar de haber aceptado voluntariamente el sometimiento al polígrafo, la persona puede ser nerviosa o insegura, sin ser necesariamente culpable, y reaccionar con uno o varios de los aludidos síntomas, por el solo hecho de sentirse examinada. Y, al contrario, sabemos que hay personas capaces de fingir y de dominar sus emociones y permanecer impasibles, mintiendo impávidas. Hemos visto en estrados a declarantes de gran capacidad histriónica.

De ninguna manera es posible certificar con certidumbre, fuera de toda duda razonable, que el interrogado suda, le palpita más fuerte el corazón o se le acelera el pulso solamente cuando dice mentiras, ni que está diciendo la verdad cuando no presenta ninguno de esos síntomas.

-Sobre las interceptaciones ilegales, le creemos al presidente de la República -quien fue víctima- cuando dice que su gobierno no las ha ordenado, ni las ordenará. Y que respeta el artículo 15 de la Constitución, sobre el derecho fundamental a la intimidad personal y familiar. Según la norma, “la correspondencia y demás formas de comunicación privada son inviolables. Sólo pueden ser interceptadas o registradas mediante orden judicial, en los casos y con las formalidades que establezca la ley”.

Infortunadamente, desde hace varios años, se viene vulnerando esa garantía y ha habido impunidad.

Cuadro de comentarios de Facebook
Sigue leyendo

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


Lo más Leído

Copyright © 2023 Totus Noticias. Desarrollado por Totus Agencia Creativa