InicioUltimas NoticiasUna mujer y un infiltrado ‘entregaron’ al poderoso comandante 'Uriel'

Una mujer y un infiltrado ‘entregaron’ al poderoso comandante ‘Uriel’

[ad_1]

Siguiendo a estudiante paisa y a una joven se ubicó el campamento.

La compra de las capuchas, máscaras y los overoles, usados por vándalos para efectuar destrozos, el 21 de noviembre del año pasado en Medellín, terminaron sellando la suerte de Andrés Felipe Vanegas, alias Uriel, tercero al mando del Frente de Guerra Occidental del Eln.

El guerrillero, pieza clave de la avanzada terrorista en las ciudades, fue abatido hace 8 días, en un operativo de la Fuerza Pública en el Chocó, luego de una labor de inteligencia de al menos 12 meses.

Aunque era el más mediático y uno de los más desafiantes jefes de esa guerrilla, permanecía oculto en las húmedas selvas chocoanas, en donde habilitó un cinturón de campamentos.

Desde allí, lanzaba amenazas a “la oligarquía” y tomó protagonismo, en septiembre pasado, cuando salió a cobrarse la destrucción de los CAI: “Nuestra milicia urbana participó como una más (…) Hay que acabar con esos centros de tortura y muerte”.
‘Uriel’ ignoraba que hombres de inteligencia de la Policía seguían a uno de sus pupilos.

El estudiante, de una prestigiosa universidad, que compró las capuchas y overoles para los vándalos, había sido grabado semanas atrás, saliendo de la zona selvática de Nóvita (Chocó).

El tatuaje y las fotos

Oficiales de inteligencia le siguieron los pasos y lo localizaron luego en Buenaventura, en donde tomó una lancha rápida, para meterse de nuevo a la selva.

“Esta vez, iba a llevarle a ‘Uriel’ el parte de la jornada de disturbios, en la que destruyeron un cajero electrónico e instalaron papas bomba en la avenida Barranquilla, de Medellín”, dice un oficial.

Además, llegó con una nueva adepta: una mujer delgada, de estatura media, cabello castaño, ojos claros y un pronunciado tatuaje en la espalda.

Ese día, ‘Uriel’, quien se autodenominaba “un intelectual de la pequeña burguesía”, quedó oficialmente infiltrado.

“Otra función de Uriel era lavarles la cara de narcotráfico a comandantes del Eln, con sus discursos seudopolíticos”

Gracias a las asiduas visitas de la mujer –que se convirtió en una de las parejas del guerrillero–, un infiltrado ubicó todos los campamentos. Allí encontró a jóvenes de la zona y a universitarios que llegaban desde Pereira, Medellín y Bogotá a recibir ‘talleres de milicias’, el semillero para las células urbanas.

Desde hace dos años, ‘Uriel’ fue encargado por la dirección general del Eln de reclutar jóvenes por medios tecnológicos, para ligarlos a la estructura clandestina: ‘colectivos virtuales de estudio y trabajo revolucionarios’.

“Su misión quedó trazada en el esquema de ‘levantamientos populares’, que busca trasladar la confrontación a 10 ciudades: Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Cartagena, Cúcuta, Bucaramanga, Barrancabermeja, Popayán y Neiva”, explicó un oficial de inteligencia.

De hecho, la dirección del Eln ya admitió que la muerte de ‘Uriel’ fue un duro golpe; y que, en efecto, este estaba encargado de la rebelión y alzamiento en armas de las juventudes populares, a través de redes sociales.

Pero las autoridades dicen que cumplía otra función: “Lavarles la cara de narcotráfico a comandantes del Eln, con sus discursos seudopolíticos”. El infiltrado estuvo de manera intermitente en las entrañas del Frente de Guerra Occidental por varios meses.

En las imágenes, que muestran hasta dónde llegó el infiltrado, se ve a Ogli Ángel Padilla, jefe de ‘Uriel’ y mano derecha de alias Pablito, miembro del Comando Central (Coce), que se ha opuesto a los diálogos con el Gobierno. También aparece ‘Uriel’ en una hamaca, rodeado de niños indígenas, y a ‘Coronel’, un perro que se robó en una incursión armada contra una patrulla militar.

“Donde estaba ese y otro perro, la probabilidad era muy alta de encontrar a alias Uriel”, relata otro de los investigadores.

De manera paralela, hombres de inteligencia empezaron a moverse por la zona, para hacerles seguimiento a los envíos de provisiones para los estudiantes, de antenas de comunicación, paneles solares, radios de comunicación y de computadores que ‘Uriel’ usaba para mantenerse activo en las redes sociales, impartir los talleres y entrar a emisoras clandestinas.

“Sabíamos que su debilidad era el ingreso de estudiantes y contactos logísticos a los campamentos. Por eso, el estudiante era la pieza clave para llegar hasta él”

Alias Uriel muerte
Las autoridades revelaron esta imagen del cuerpo del abatido líder del Eln alias Uriel.
Foto: Policía Nacional

Recompensa y tumba

Los investigadores determinaron que ‘Uriel’ recibía en sus campamentos a jóvenes desde los 12 años en adelante. Además, que tenía a niños indígenas e hijos de guerrilleros como escudos. Por eso, la alerta que emitieron las Fuerzas Militares el día del operativo, sobre la presencia de menores.

El momento clave de la operación fue cuando detectaron que el estudiante de los overoles trataba de adquirir nuevamente material, de cara a las protestas del 9 de septiembre, tras la muerte en Bogotá del abogado Javier Ordóñez, víctima de brutalidad policial.

En ese momento decidieron interceptar al estudiante y ofrecerle la recompensa de 500 millones de pesos para que dijera en cuál campamento de los ya identificados iba a estar a ‘Uriel’ el fin de semana pasado.

Con las coordenadas en la mano, se le dio aviso al presidente Iván Duque y al Comando Conjunto de Operaciones (CCOES).

“Sabíamos que su debilidad era el ingreso de estudiantes y contactos logísticos a los campamentos. Por eso, el estudiante era la pieza clave para llegar hasta él, protegiendo a los menores”, dijo un oficial que supervisó la operación.

En audios, guerrilleros lamentan la muerte de Uriel: “Por ahí lamentando lo que pasó, erre” (…) Sí, muy duro”.

Además, preguntan por ‘sangrecitas’ (familiares) que estaban en la zona y que ya empezaron a aparecer.

Y, tras 25 años en las filas del Eln, alias Uriel terminó solo, en el lote 2817 del cementerio La Ofrenda, entre Pereira y Armenia. Allí fue trasladado su cuerpo y, según las autoridades, no estaba nadie de los que lo seguían en las redes.

Tomado de: El Tiempo



[ad_2]

Source link

spot_img
Articulos Relacionados
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí