in , ,

Tenemos que tomarnos “EL PODER…”

Por: Federico Senior

…O vamos de inexorable manera hacia el abismo, el caos, la pobreza, la dictadura, el imperio de la Bota, Tenemos que tomarnos el Poder, sin armas, sin disparos, sin marchas, la rebeldía, ya sea en la calle, o con las armas, no llevan a nada, solo a desestabilizar a la sociedad y a crear el clima de incertidumbre que de innegable manera es el ideal caldo de cultivo para la izquierda, se la estamos poniendo muy fácil, la situación del país no puede ser peor, el desgobierno es rampante, no tiene arraigo alguno en la población, los males, endémicos desde décadas atrás, no amainan, menos aún en el medio de un régimen de partido al que se le apareció la Virgen de Covid donga, están felices los otros dos poderes están proscritos, se gobierna a decretazo limpio, determinaciones y cuasi leyes inconsultas, nada mas grato para el Partido de Gobierno que tal situación, poco menos que la ideal, el presupuesto se volvió un festín carnavalesco, nadie da razón de nada, por ahí han saltado algunas cifras que los 117 billones, que solo aparecen cuentas y soportes por diez u once y del resto nadie dice nada.

El Presidente se asemeja cada vez más al Pacheco de hace treinta años, sale todos los días en televisión, en la más lastimera y pusilánime de las actitudes, se limita a leer los últimos datos de enfermos, muertos y recuperados de la pandemia, y nada más, no se volvió a hablar de la curva, de su pendiente, de su aplanamiento, al parecer, ya están rendidos, estuvieran, dan a entender tan solo esperando que natura haga su tarea y el tal virus se acabe por sí solo, a lo medioevo, no he escuchado nunca, a ninguno de los invitados de Palacio, argumento alguno, nadie ha hablado de un plan, de una estrategia, de una determinación que conlleve una verdadera lucha contra este terrible flagelo, nada, nunca, solo retórica, palabras y palabras, prohibir un día, permitir al otro, encerrar al siguiente, liberar al otro, todo incoherente, nada efectivo, caen en el jueguito de la Alcalde de Bogotá, otra que no hace más que gritar, como si la estuvieran desmembrando, cae ella en ridículos como lo que le acaba de suceder, el Gobierno central le entrega unos ventiladores y la Doña pasó por alto el pequeño detalle de no contar con quien los iba a manejar, es como si fundáramos una aerolínea, compráramos los aviones y se nos olvidara contratar a los Pilotos, ella grita y ese incesante retumbar la ensordece, si tan solo se dedicara a trabajar, le iría mejor, pues hasta este fondo bajo de la Alcalde, ha caído el Gobierno Central, le responde con airadas frases, como no dejándose, en fin de cuentas el Presidente es el Presidente, si la gran Señora no hace caso, pues reemplácela a lo Chaves, pídale a Uribe el Candidato y póngalo a gobernar en la Capital, nómbrelo Gobernador de Bogotá y listo, que deje de joder la Doñota (por supuesto esto último es tan solo sarcasmo) pero para eso se necesitan huevos y al parecer Palacio es el imperio de los eunucos.

Volviendo a lo relevante, todo esto escrito y descrito no es más que un pequeño capítulo de la novela de terror que vivimos, tenemos que acabar con esto, la única manera de lograrlo es eligiendo bien a los que gobiernan, tenemos que buscarlos, encontrarlos, convencerlos, apoyarlos, elegirlos y después exigirles y vigilarlos, parece complejo, pero no lo es, es que tenemos que lograrlo, los hechos, la situación, la crisis, el desgobierno, el imperio de los diez conglomerados más poderosos del país, los monopolios, la banca insaciable, los Sindicatos liderados por barrigones burócratas que solo saben pedir como mendigos, pero de trabajar poco, la Policía y el Ejercito cada vez mas corruptos, la Justicia en manos de delincuentes de cuellos almidonados y la clase política, toda la clase política (las excepciones dejaron de ser excepciones para convertirse casi que en milagros), putrefacta hasta la médula, esto hay que pararlo, no tenemos opción, tenemos que sentarnos y rediseñar un país nuevo, acabar con toda esa burocracia inoperante, costosa y corrupta, tenemos que construir un nuevo país, una República, un Estado Laico, respetuoso del Ser humano como tal, sin importar sexo, creencia, convicción política, orientación, un Estado fundamentado en el Ser humano, su calidad de vida y sus derechos fundamentales, en donde prime el de la Felicidad.

TENEMOS QUE TOMARNOS EL PODER….

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cargando…

0

¡Nueva función! Aprenda a destacar comentarios de sus publicaciones en Instagram

App en Google Play con más de 100 mil descargas trae un virus que pasa desapercibido