Salvar el planeta, responsabilidad de todos

5 Min Lectura

Por: Juan David Palacio Cardona

El planeta todos los días nos está haciendo un llamado para actuar de manera oportuna y ser responsables con nosotros y las generaciones venideras. Sin embargo, cada uno debería liderar acciones encaminadas a un presente más apacible mientras edificamos un mejor futuro.

Son muchas las preguntas que nos hacemos sobre el medio ambiente. ¿Cómo hacer para que las respuestas sean simples y de interés para todos, que no sean solo temas coyunturales por lo que publican los medios de comunicación y que su trascendencia no sea únicamente para biólogos, zootecnistas, veterinarios, activistas y sectores ambientales y económicos? ¿Cómo lograr que sean de apropiación ciudadana? Estos son algunos de los desafíos que se tienen en la administración pública para abordar día a día.

Debemos construir y transformar nuestras sociedades para bien y esto no depende solo de las acciones del Estado, sino de las personas y su compromiso por ser más justas, incluyentes, propositivas y que tengan un fin común, como la protección y el cuidado por la biodiversidad y el planeta entero.

Somos cerca de 7.700 millones de seres humanos, viviendo en 195 países que existen en el mundo, que podríamos remar hacia el mismo lado. ¿Cómo? Aquí, algunas ideas:

Hay cerca de 1,42 mil millones de automotores que recorren las vías y debemos evitar que ese número continúe incrementándose, pues la mayoría de vehículos son fuente de contaminación: según Greenpeace (2019), la industria automotriz es la responsable del 9 por ciento de las emisiones globales de Gases de Efecto Invernadero.

Por otro lado, actualmente existen mil millones de bicicletas. Que ese número se multiplique, mientras que el uso del transporte público aumenta y el de automotores disminuye sería la fórmula perfecta para aportar al cuidado del medio ambiente.

Al año generamos 2.100 millones de toneladas de residuos sólidos que llegan a los rellenos sanitarios y nos dejan una deuda más que moral con las futuras generaciones. Sin embargo, implementar la economía circular, donde reduzcamos el consumo, reutilicemos las cosas y reciclemos mitigaría esta problemática, como también podría ser el uso de desechos orgánicos para producir abono para nuestras plantas.

Adicionalmente, si tuviéramos un sistema de producción y consumo sostenible disminuiríamos el desperdicio de comida a nivel mundial: en Colombia el 40 por ciento de los alimentos terminan en la basura. En el mundo, el 17 por ciento corren con la misma suerte. Esto es importante, si se tiene en cuenta que el sector alimentario consume el 70 por ciento del recurso hídrico mundial y este se está derrochando, cuando más de 2.000 personas no tienen acceso a agua potable, según la ONU.

El cuidado por los animales también es fundamental. Proteger las 20.000 especies de abejas que existen es imprescindible para poder alimentarnos, evitar que aumenten los 600 millones de perros y gatos en situación de calle es un acto de humanidad, así como prevenir el maltrato de cualquier especie –como los caballos, utilizados como medio de transporte, o la fauna silvestre que es comercializada.

Otro asunto importantísimo es la materialización de territorios bien planificados, que crezcan de manera organizada y se reconozcan los entornos ambientales de manera amigable y donde las personas no se vuelvan una amenaza para los mismos al alterar las dinámicas naturales. Eso sí, sin dejar de reconocer que también es relevante pensar en el bienestar de la gente y que eso implica aumentar el intervalo del espacio público de 10 a 15 metros cuadrados por persona.

Sí, son muchos datos que podrían ser difíciles de digerir y hasta agobiar en la lectura, pero durante todo este tiempo he escrito en este espacio de opinión principalmente sobre sostenibilidad porque creo fielmente en el propósito de construir en conjunto un mundo amigable con el medio ambiente. El planeta todos los días nos está haciendo un llamado para actuar de manera oportuna y ser responsables con nosotros y las generaciones venideras. Sin embargo, cada uno de nosotros debería liderar acciones encaminadas a un presente más apacible mientras edificamos un mejor futuro para todos.

¿De cuál tema te abanderas tú? Un trabajo conjunto logra sumar, planear, cuidar y sostener.

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo