Raquel Bernal Salazar, nueva rectora (e) de la Universidad de Los Andes

Totus Noticias
7 Min Lectura
Foto: Universidad de los Andes

El anuncio se da tras la renuncia de Alejandro Gaviria al cargo.

Luego de la renuncia de Alejandro Gaviria a la rectoría de la Universidad de Los Andes, que se hizo oficial hoy viernes, el Consejo Directivo del claustro nombro en el cargo a Raquel Bernal Salazar, aunque ocupará el puesto como encargada.

Bernal Salazar es economista de la Universidad de los Andes y ha estado vinculada a la institución como profesora de la Facultad de Economía desde 2006 y como profesora titular desde 2014. Desde 2019 asumió el cargo de Vicerrectora Académica, desde donde lideró el vertiginoso proceso de adaptación de la institución a la virtualidad, a causa de la pandemia, y encabezó el equipo que construyó el Programa de Desarrollo Integral (PDI 2021-2025) que marca la hoja de ruta de la Universidad durante los próximos cinco años.

La nueva rectora (e) es magíster y doctora en Economía de la Universidad de Nueva York (2003). Su investigación se centra en economía social, economía de la educación, economía de los hogares y laboral, y los determinantes del capital humano sobre todo durante la primera infancia. Es experta en evaluación de impacto. La profesora Bernal se encuentra entre los 10 economistas más citados de Colombia (según RePec).

Fue docente en Northwestern University (Evanston, Illinois) entre 2002 y 2007; directora del Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico (CEDE) de Los Andes, entre 2012 y 2017; miembro del comité de ética de Los Andes (2013) y de la Facultad de Economía (2012 – 2017); miembro del comité de ordenamiento de las Facultades de Economía, Administración e Ingeniería, y del Consejo Superior de Uniandes (2016-2017).

Entre 2012 y 2017 dirigió la iniciativa de la Encuesta Longitudinal Colombiana de la Universidad de los Andes asegurando cerca de USD 2 millones para financiar dos etapas y concretando el consorcio con el Dane para que la Elca (ahora conocida como Elco) pasara a ser parte del inventario de encuestas del país.

De esta forma, esta sería la primera vez que esa institución educativa, una de las mejores calificadas del país por su calidad, tenga una mujer en la rectoría.

La persona que estará en propiedad en el cargo, ya no como encargada, aún no se conoce, pero se espera que también sea una mujer. Entre los nombres que se manejan están María Lorena Gutiérrez, actual presidenta de Corficolombiana, y la economista Ana María Ibáñez, exdecana de Economía de la Universidad de los Andes. Hoy está en la junta directiva el Grupo Éxito y también asesora al BID.

La despedida de Alejandro Gaviria

El exministro de Salud y ahora aspirante a la presidencia se despidió de la comunidad universitaria con la siguiente carta: 

Apreciada comunidad,

Escribo este mensaje para despedirme, para confirmar lo que ya los medios, en un frenesí extraño, apabullante, han mencionado varias veces. Después de muchas conversaciones, de pensarlo varias veces, decidí entrar en la carrera (o la disputa) por la Presidencia de Colombia. No fue algo que imaginé o pensé cuando estudié en la Universidad, ni cuando fui Decano, ni cuando asumí la Rectoría. Tomo la decisión porque creo que puedo aportar a la democracia en una coyuntura crítica.

Me voy con tristeza, con la conciencia de que mi labor (aunque intensa) quedó trunca, pero sobre todo con gratitud. Gratitud con los directivos por la confianza, con los decanos y vicerrectores por el apoyo constante, con los profesores y trabajadores administrativos por el compromiso y afecto, y con los estudiantes por el cariño y la comprensión. Han sido dos años difíciles, de retos inmensos, pero estoy convencido de que nuestra comunidad ha salido fortalecida de la pandemia, y de que la Universidad de los Andes está en su mejor momento y tiene un futuro asegurado, un plan estratégico (que construimos juntos) consensuado y preciso.

No quiero entrar en justificaciones tortuosas. Entiendo que mi decisión es problemática. Solo quisiera señalar una continuidad, una forma de coherencia que, en este momento, en medio de todo, de mis emociones cruzadas, me tranquiliza. Desde el primer día como Rector señalé la necesidad de una universidad activista. Repetí muchas veces la idea de que nuestra responsabilidad esencial era transformar la sociedad, conectarnos más, ser agentes de cambio. He entendido el legado de los fundadores de nuestra Universidad como una invitación a aprovechar lo mejor de la ciencia y la cultura, lo mejor del conocimiento humano, para transformar la sociedad. Me voy de la Universidad, pero me llevo conmigo ese legado, esa idea, ese ímpetu transformador.

Muchas veces, en los discursos de grado, tanto mi antecesor como yo, señalamos la importancia de ingresar a la vida pública, de aportarle a la sociedad desde el Estado, de no resignarse ni caer en el nihilismo o la indignación. Decidí, de manera extrema, practicar lo que hemos predicado con insistencia. También he abogado por el pensamiento crítico, por el escepticismo y la necesidad de un debate razonado y respetuoso. Así mismo, me llevo esos valores, esos principios necesarios en este momento de desconfianza, desánimo y amenazas a la democracia.

Quiero mucho a la Universidad. Aquí ha transcurrido buena parte de mi vida profesional. Aquí están mis amigos y maestros. Aquí están mis afectos. Soy y seguiré siendo Uniandino. Eso me da fuerzas para lo que viene. Espero no defraudarlos.
Muchas gracias. Un abrazo a todos, de todo corazón.

Tomado de: El Tiempo

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo