Presidentes de Estados Unidos y China se reunieron para cesar las tensiones y los roces

Totus Noticias
3 Min Lectura

Los líderes de las potencias más importantes de occidente y oriente, Joe Biden, presidente de los Estados Unidos, y XI Jinping, mandatario de China, sostuvieron una reunión que mantiene al mundo inquieto luego de algunas diferencias y amenazas entre las grandes naciones.

Biden y Xi-Jinpnig se reunieron en una mansión del estado de California, un lugar emblemático porque esa fue la locación de la recordada serie televisiva Dinastía, y aunque no se ha conocido la totalidad de los temas que los dos mandatarios trataron, la reunión tuvo una duración de 4 horas.

La visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi a Taiwán, nación que China quiere retomar bajo control político, supuso un duro golpe para las relaciones diplomáticas de China y los Estados Unidos, resquebrajadas desde ese suceso ocurrido hace un año.

Biden y Xi acordaron en su reunión californiana que restablecerán las comunicaciones entre sus Fuerzas Armadas, luego de un periodo de tensión por el apoyo de los Estados Unidos a Taiwán y su aviso de involucrarse en una contienda si China invadía a la pequeña isla conocida inicialmente como Formosa, nombre dado por los portugueses que llegaron a ella.

Algunas imágenes de los medios de comunicación daban cuenta de que los dos mandatarios paseaban por los jardines del lugar de reunión conversando amistosamente y mostrando al mundo que, aunque, son competidores económicos de gran relevancia en el globo, no pretenden enfrascarse en enfrentamientos.

Comunicación permanente

Joe Biden insistió en que las dos naciones deben mantener una comunicación constante y que ser competidores no significa que deba existir un conflicto entre ambas naciones, mientras que Xi Jinping aseguró que “el Planeta Tierra es lo suficientemente grande para que las dos naciones tengan éxito”.

La reunión tuvo como protagonista al fentanilo, una sustancia que se produce con materias primas químicas provenientes de China y que terminan en las manos de los grandes productores de drogas, las cuales terminan inundando las calles de los Estados Unidos generando un enorme problema de salud y un caos social.

Ambas naciones se comprometieron a mantener comunicación y a frenar la producción ilícita de fentanilo, así como evitar los incidentes entre aviones y buques de ambas naciones que han estado cerca de iniciar posibles confrontaciones.

Un globo espía chino derribado en los Estados Unidos le puso mayor tensión a las relaciones entre ambas naciones, pero luego de esta reunión, ambas naciones, con sus diferencias y posiciones radicales, esperan no tener conflictos ni roces y mantener su hegemonía económica.

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo