Por Qué me Hieres

Columnistas
4 Min Lectura

Por: Raúl E. Tamayo

En la década de los años setenta coincidimos el doctor Braulio Duque Gallo y este servidor en la Asamblea departamental como diputados del Partido Conservador. Braulio era un distinguido abogado bolivariano, elegido en la lista del Directorio Conservador de los llamados “notables”. Yo había sido elegido por el Partido Conservador Progresista en las listas del doctor Jota Emilio Valderrama.

Los diputados conservadores, unidos y apoyados por una coalición con los liberales del doctor William Jaramillo y los liberales federiquistas, elegimos contralor conservador: el doctor Álvaro Saldarriaga.

Los liberales del sector oficialista del doctor Bernardo Guerra, disgustados por la aplastante coalición de conservadores con los grupos minoritarios liberales y con un contralor conservador, le propusieron a Jota Emilio un candidato de nuestro sector progresista para elegirlo contralor. Con esa maroma política, dividían la coalición conservadora y le quitaban a William Jaramillo y Federico Estrada los cargos que tenían en la Contraloría.

A todas estas, el diputado Braulio, que era “notable”, se confundía porque su hijo, también abogado bolivariano, doctor Eduardo Duque Becerra, nos apoyaba a los progresistas. En una reunión se puso las manos en la cabeza y gritó:

—¡Si nos dividen, qué camino cojo yo! Mi hijo con Jota Emilio y yo con el Directorio.

Días después le preguntaban al doctor Braulio por su hijo disidente. Y dijo:

PUBLICIDAD

—¡Es que ese muchacho salió más Becerra que Duque!

Al fin, nos sostuvimos en la coalición. Fuimos fieles a los conservadores y a los liberales amigos.

Eran tiempos políticos complicados, pero hoy día está peor la cosa. Los comunistas nos robaron el nombre de “progresistas” a quienes utilizamos ese nombre como avanzada conservadora.

Columnistas de este periódico insultan y malinterpretan la fina ironía de Juan Gómez Martínez, quien fuera director de este periódico y, por lo tanto, su jefe.

Los columnistas de este diario, que lleva 109 años difundiendo su opinión y las noticias del diario acontecer, no tenemos por qué convertir estas páginas en un foro de ataques entre los mismos colaboradores. Cada uno escribe lo que piensa y acepte que el director o directora defina la orientación política del periódico.

Muchos enemigos ha tenido este gran medio de comunicación de Antioquia y Colombia en estos 109 años. Han tratado de incendiarlo, le han puesto bombas, la dictadura estuvo apunto de cerrarlo, pero ahí sigue, saliendo diariamente.

El COLOMBIANO ha sobrevivido a casi diez periódicos en Medellín que lo han combatido desde afuera, pero ahora los ataques vienen de adentro.

El Divino Maestro dijo hace dos mil años: “Si te ofendí, dime cuándo, y si no, ¿por qué me hieres?”.

Ñapa: El patrocinio de algunos eventos de la Feria de las Flores por parte de una distribuidora de Ron Viejo de Caldas se debió a que la oferta de esa empresa fue diez veces mayor que la de la FLA, según mi fuente de “alta fidelidad”. Hay muchas otras dudas con respecto a contratos importados. Creo que la administración debería aclararnos, para evitar tanto chisme por las redes

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo