El delincuente roció una oficina con gasolina y cometió el error de prenderle fuego cuando aún se encontraba adentro.

Un ladrón en Carolina del Norte, EE.UU . que robaba una oficina administrativa cerca del complejo turístico para vehículos recreativos en Sherrills Ford, se prendió fuego a sí mismo tras intentar incendiar el lugar.

Según WBTV el delincuente entro en la oficina con una mascara blanca para llevarse varias cosas, logró alterar la puerta de un armario y consiguió sacar un maletín con dinero.

Luego de esto roció ese lugar con gasolina y le prendió fuego. Sin embargo, cometió un grave error, y es que le prendió fuego aun estando adentro.

El sujeto salió corriendo por el parqueadero con las piernas en llamas, dejó caer el botín que también se quemó.

Aaron Turk, sheriff del condado de Catawba informó que el sospechoso “sabía lo que estaba buscando” y que no fue nada inteligente lo que hizo.

Tal parece que el sujeto sufrió graves quemaduras y aún no ha sido identificado.

La inseguridad sigue azotando al mundo. Debido a la pandemia miles han recurrido a los malos actos para salir de la crisis económica.

Tomado de: Lakalle.bluradio.com

Commentarios

0 commentarios