InicioDeportes"No sé cómo de cerca estuvimos de que Eriksen muriera"

“No sé cómo de cerca estuvimos de que Eriksen muriera”

El médico de Dinamarca confirma que el centrocampista tuvo que ser “resucitado” sobre el césped tras sufrir un paro cardiaco y que todos los test previos eran positivos.

Casi 24 horas después del desvanecimiento de Christian Eriksen en el Parken Stadium de Copenhague, los médicos siguen sin saber qué le ocurrió. “No tenemos una explicación, no puedo contestar a esa pregunta”, ha explicado el doctor de la selección de Dinamarca, Morten Boesen, cuando se le ha preguntado por las razones que motivaron el desplome del futbolista del Inter de Milán, que sigue hospitalizado pero en buen estado tras el tremendo susto sufrido.

El motivo de su permanencia en un hospital de Copenhague es, precisamente, el desconocimiento de las causas que motivaron el incidente. Según explicó Boesen, especialistas en cardiología están sometiendo a Eriksen a diversas pruebas (hasta ahora con resultado positivo) para descubrir la dolencia que originó su desmayo, pero hasta ahora no han sido concluyentes. El médico también ha afirmado que todos los test cardiacos rutinarios previos al partido del sábado habían arrojado resultados positivos.

Boesen, sin entrar en excesivos detalles, sí confirmó que Eriksen entró en parada cardiaca (utilizó la expresión inglesa “he was gone“, literalmente “se había ido”) y que tuvo que ser “resucitado” mediante maniobras de reanimación cardiopulmonar. “Fue todo muy rápido, no sé cómo de cerca estuvimos de que muriera”, ha comentado Boesen, todavía visiblemente afectado por lo que le tocó vivir este sábado en Copenhague. Horas antes, el Inter había comunicado que Eriksen no ha pasado el covid ni ha sido vacunado.

“NO DEBIMOS JUGAR”

A la rueda de prensa también han asistido el seleccionador danés, Kasper Hjulmand, y el director técnico de la federación danesa, Peter Moller, quienes han confirmado que decidieron continuar en el partido porque así se lo pidió Eriksen a sus futbolistas. Sin embargo, ahora coinciden en que “la decisión no fue la correcta”. “Nadie debe culpar a los jugadores y tampoco a la UEFA, no hubo ninguna presión por parte. Pero viendo hoy a los jugadores, creo que no debimos jugar”, ha apuntado Moller.

“Estaban en ‘shock’, durante un rato no sabían si habían perdido a su mejor amigo. Quizá debimos subirnos al autobús, marcharnos a casa y esperar a ver qué ocurría en los días siguientes. Después fue muy positivo verle sonreír, nos animó a jugar y decidimos hacerlo por élFue una decisión difícil, pero creo que nos equivocamos. No tengo la conciencia tranquila ahora, pero a su vez me siento muy orgulloso de la reacción del equipo, de su espíritu de equipo, de su compasión y de su amor”, ha añadido el seleccionador danés.

Con Eriksen fuera de peligro, la selección de Dinamarca debe lidiar ahora con el impacto emocional de todo lo vivido a su alrededor. Tanto el sábado como este domingo, los internacionales daneses han recibido ayuda psicológica para afrontar el trauma. “Cada jugador lo vive de una manera diferente. Su mirada perdida, la reanimación, ver a su mujer… Necesitamos reflexionar sobre las imágenes que están ahora en nuestro cerebro para poder asimilarlas. No es algo que nos vaya a olvidar de un día para otro, necesitamos lidiar con ellos”, ha reflexionado Hjulmand.

Tomado de: Elmundo.es

spot_img
Siguenos en Redes Sociales
11,808FansMe gusta
3,223SeguidoresSeguir
656SeguidoresSeguir
2,430suscriptoresSuscribirte
Articulos Relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here