Mujeres haciendo Topless en Cartagena en Playas Marbella, se les impuso comparendo por 16 salarios mínimos

Totus Noticias
6 Min Lectura

Bajo el lema “Donde los hombres puedan estar sin camisa yo también”: Así fueron multadas activistas en Cartagena, por no llevar bikini en la parte de arriba.  

La mujer que responde al nombre de Ruby Macea Pacheco, de 52 años, la Mecar le impuso un comparendo por estar desnuda de la cintura para arriba en las playas de Marbella. Esta defiende su derecho al toples.

 Por hacer toples, es decir, estar desnuda de la cintura para arriba, en la mañana del domingo 22 de agosto en las playas de Marbella, a Ruby Macea Pacheco, de 52 años, uniformados de la Policía Metropolitana de Cartagena le impusieron un comparendo.

“Estábamos allí y más o menos a las 10 de la mañana llegó la Policía a decirnos que no podíamos estar así porque era una playa familiar y había niños. Le dije, pero ¿cuál es la parte del cuerpo con que los niños tienen más contacto desde que nacen? ¡Nuestros senos, nuestros pezones! Entonces, ¿cómo van a ser nuestros senos y nuestros pezones un peligro? Nuestros senos no son bombas. Son unos órganos de alimentan a esta humanidad que tanto amor necesita. Son unos órganos maravillosos que no tenemos por qué esconder, no tienen por qué discriminárnoslos. Hacen parte de nuestros cuerpo”, expresó Ruby en conversación con El Universal.

Pese a sus argumentos, a la mujer oriunda de Sahagún (Córdoba), quien desde hace 10 años vive en Cartagena, se le impuso un comparendo por “realizar actos sexuales o de exhibicionismo que generan molestia a la comunidad en espacio público, lugares abiertos al público, o que siendo privados trasciendan a lo público”.

Estos actos, tipificados en el artículo 33 del Código de Policía, hacen parte de los “comportamientos que afectan la tranquilidad y relaciones respetuosas de las personas”, por la mujer de 52 años deberá pagar una multa general tipo 3 cuyo valor es de 16 salarios mínimos diarios legales vigentes ($484.547). informó el Universal.

“Mi amiga que también hizo toples vive en Medellín, no tenía la cédula en la playa y no le pusieron el comparendo, pero ella me ha estado apoyando mucho”, dijo la mujer, quien no está de acuerdo con tal multa y, por ello, en la tarde de este viernes presentó una apelación electrónica contra el comparendo.

Qué hay detrás del toples

Ruby contó que “hago parte del Movimiento Raeliano Internacional, y dentro del movimiento hay una filosofía y muchas acciones en pro de los derechos humanos. Una de ellas es el Día del GoTopless o Toples, que es ir desnuda de la cintura para arriba, así como los hombres tienen derecho de estar en algunos lugares, como la playa, la casa, los estadios. A donde los hombres les sea permitido estar sin camisa las mujeres que así lo deseen también podemos estar ese día”.

“Hacemos esa acción todos los años a nivel mundial -anotó- en honor al Día de la Igualdad de la Mujer”. Y es que el 26 de agosto de 1920 las mujeres se ganaron el derecho a votar en Estados Unidos, basadas en la igualdad de género. Bajo esta premisa, GoTopless reclama los mismos derechos de las mujeres para ir en topless.

A donde los hombres les sea permitido estar sin camisa las mujeres que así lo deseen también podemos estar el Día del GoTopless”.

 “Este año el Día del GoTopless cayó 22 de agosto, que fue el domingo, y lo estaba realizando con una amiga y otras dos chicas, que igual pueden estar y no quitarse la camisa si así lo desean, están en su derecho”, dijo Ruby.

Recalcó cuál será su defensa ante el comparendo. “Vamos a alegar que los artículos 13 y 43 de la Constitución colombiana nos dicen que tenemos igualdad de derechos hombres y mujeres, pero cuando vamos a hacer esta acción resulta que hay un Código que va por encima de la Constitución colombiana y de los derechos humanos, y nosotras las mujeres no podemos ejercer ese derecho de estar en toples”.

La mujer agregó que “si estás en casa con calor y quieres desprenderte de la ropa no puedes porque están el papá, el marido, los hijos. Ven nuestros senos como algo peligroso. Ya hemos logrado muchas batallas. Anteriormente la mujer no podía mostrar ni siquiera los tobillos, no podía votar, no podía estudiar y ya hay alguien que debe dar el pasito. En estos momentos soy yo, y me siento bien. Mis compañeras de otros países han estado apoyándome y seguimos en esta revisión sin armas, con argumentos, con hechos”. Relato el Diario El Universal.

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo