in , ,

Las cosas que han hecho o no las dos ciudades más importantes del país

La emergencia provocada por el coronavirus en el país ha puesto a las dos ciudades más importantes a liderar con ideas y propuestas la columna vertebral de la economía y el crecimiento nacional. Sin embargo, aunque la sensación sea de paridad entre ambas gestiones, la realidad es que solo una ciudad ha desarrollado y profundizado lo suficiente a través de sus programas para dar frente a la pandemia.

La bandera de ambas ciudades está enmarcada en sus programas solidarios enfocados a la población vulnerable. En Medellín, la administración municipal lanzó un programa de caracterización virtual llamado Medellín Me Cuida, cuya finalidad de centró en la vulnerabilidad, riesgo de contagio, identificación de población especial y conformación del núcleo familiar. 

A partir de allí, la Alcaldía de Medellín cruzó toda la información con las bases de datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) y el Sisbén, para así conocer cuáles zonas requerirían de la mayor concentración de ayudas y quiénes ya contaban con ayudas del Estado a través de alguno de sus programas. 

Hoy, en Medellín se han inscrito 483.383 familias en la plataforma dispuesta que además de estar disponible en la web, se trasladó a los barrios con la ayuda de los gerentes designados por el alcalde Daniel Quintero para las comunas y corregimientos. Así, la ciudad ha beneficiado hasta ahora a 220 mil familias con apoyos económicos, 40 ayudas alimentarias de Buen Comienzo y más de 16 mil mercados; aunque la meta el llegar a cubrir toda la necesidad de la ciudadanía. 

Paralelo a la estrategia de Medellín, en Bogotá Claudia López dispuso el programa Bogotá Solidaria con el cual comenzó a repartir ayudas en diferentes barrios y localidades apoyados en los recién nombrados alcaldes locales que, si bien tienen autonomía, dependen económicamente del distrito. 

Sin embargo, Bogotá Solidaria enfrentó diversos problemas en su implementación, el principal de todos: no saber hacia dónde dirigir las ayudas más urgentes. Y ahí, Medellín tiene bastante ventaja gracias a la georreferenciación implementada con tecnología artificial. Por eso en Bogotá surgieron primero las protestas y cuestionamientos frente al plan estipulado por el distrito. 

Comparando la actualidad, la cifra de beneficiarios de Bogotá y Medellín distan. Mientras la capital antioqueña el grueso de los esfuerzos en recaudar fondos y donaciones inmediatamente la emergencia alimentaria sobrepasó el aislamiento en los barrios, en Bogotá apenas hasta hace unos días reactivó la entrega de ayudas económicas que suspendió su razón alguna, según la Fiscalía y Contraloría, y debían solventar la situación de las familias que salieron a las calles y no han recibido ayudas, aunque la Alcaldía de Bogotá dice haber entregado más de un millón de mercados. 

En Medellín la meta de beneficiarios no tiene tope, el alcalde Daniel Quintero ha reiterado que no habrá descanso hasta que la totalidad de la ciudadanía sea cobijada por las ayudas en sus diferentes modalidades, mientras en Bogotá la alcaldesa ha señalado que la idea es llegar a 500 mil familias, cuando por cifra de habitantes y dimensión, la capital tiene muchos más ciudadanos por proteger.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cargando…

0

¿Zoom es seguro en Colombia? Superindustria no le quitará el ojo hasta saberlo

“El dinero público destinado a batallas ideológicas debe invertirse en ciencia”