LAS CARTAS CRUZADAS – Crónicas de Gardeazábal 

3 Min Lectura

Por: Gustavo Álvarez Gardeazábal

Por estos días han coincidido los estudiosos de dos mujeres que fueron muy importantes en mi vida intelectual. Para más de certificar la validez de unas colecciones de cartas mías cruzadas con ellas, y que con afecto especial ambas archivaron específicamente, autoricé su publicación.

Son las cartas que en algún período de mi vida escribí a Pilar Narón, la periodista española estrella del oficio en la década del 70, a quien desde su natal Aragón quieren reivindicar como la gran maestra del periodismo hispano. También, las que crucé con la inigualable libretista Marta Bocio de Martínez cuando se estuvo montando casi durante un año la telenovela ‘El Basar de Los Idiotas’ en Caracol Televisión, y que un grupo de sus antiguos docentes quieren divulgar para exaltar sus enseñanzas.

Contenidas, sin duda, en esa relación epistolar son documentos de hace 50 o más años que yo creía íntimos, correspondientes a dos momentos esenciales de mi formación literaria. Pero que, por la trascendencia que cada una de las recipiendarias tuvo, y quizás porque entonces yo escribía muy bien, resaltan a quien urgue sus archivos.

Siempre he creído que mis obras literarias se defienden solas. Pero ahora que he tenido esta circunstancia del encumbramiento de mi género epistolar, voy a tener que adoptar la misma actitud: lo escrito, escrito está, y así haya sido en momentos álgidos o trascendentalmente responsables de mi evolución en todo sentido. Fueron mis escritos, fue mi pensamiento, fueron mis frases, afortunadamente bien juzgados en su momento, tanto que me hacen sentir fácilmente orgulloso.

Una muestra de ese flujo epistolar será publicada en un libro que realiza por estos días el diario ‘Comarca’, que se publica desde Alcañiz, la tierra natal de Pilar, bajo la tutela de la directora Eva de Fior, y en las memorias de su madre termina Nicolás Martínez, el único hijo de Marta Boo, docente universitario en Bogotá.

Curiosas satisfacciones las que siento a esta edad de mi vida.

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo