in ,

“La violaron y amenazaron; tenemos miedo porque los soldados nos conocen”: hermana de niña

Foto: Getty Images

Ese es parte el relato de Felicinda, familiar de la menor indígena Embera de solo 11 años que acusó a 9 militares de abusar sexualmente de ella, en Risaralda.

La mujer comenzó contando que su hermana desapareció el pasado domingo, hacia las 5:00 de la tarde, cuando salió a recoger guayabas, en inmediaciones al municipio de Pueblo Rico.

Su familia la buscó toda la noche y parte de la mañana del siguiente día, incluso les preguntaron a varios militares si la habían visto y nadie les dio razón: “A la mañana nosotros fuimos a buscar a Guarato y hasta Agüita y allá tampoco nos daban información de nada. Entonces después fuimos a buscar donde los soldados y también nos dijeron que no la habían visto”.

Y agregó más adelante: “Y era mentira. Ellos a mi hermana la tenían escondida allá en la casa. La tenían escondida en un potrero, en un monte digamos. No nos dieron información de nada de nada a nosotros”.

Luego relató el momento en que la encontraron.

“Como a las 10 de la mañana fuimos a buscar otra vez y la encontramos ahí en el potrero llorando, allá juntito a la quebrada. Después salimos para la casa y se puso a llorar, y dijo que iba a decir la verdad… y dijo que la habían violado varias personas, los soldados”.

Felicinda dijo que fueron con ella a buscarlos, confiando en que “los pudiera reconocer”. Una vez llegaron al batallón, “de las nueve personas solo pudo reconocer a tres”.

Cuando ella y sus hermanos pudieron hablar más tranquilos con la menor, les confesó el horror por el que atravesó:

“Ella nos contó que unos soldados la violaron allá, la cogieron a la fuerza, la tiraron al piso, le taparon la boca y no la dejaban gritar. Ella bregaba para venirse de ella y la cogieron otra vez, uno de esos soldados la cogió otra vez a la fuerza y la violó. Ella se intentaba volar pero no la dejaban venir”.

No contentos con eso, dijo la hermana, también la amenazaron para que no hablara sobre el abuso: “Los soldados le dijeron que no dijera nada que si no la demandaban. Entonces ella dijo que no iba a decir nada”.

La menor, actualmente está recluida en el hospital recuperándose físicamente, pero emocionalmente está muy afectada. Su hermana dice que sabe “que no está bien porque ella es muy callada, y además es una niña y no sabe nada de esas cosas”.

Felicinda se quejó de que en el hospital en Pueblo Rico no la dejen acompañarla porque justo ahora es cuando la menor necesita compañía y que no para de llorar.

Por otro lado, dijo que tanto la niña víctima como su familia tienen temor de lo que viene:

“¿Miedo? Sí, la verdad, una parte porque es una niña y eso no está bien y además la gente tiene su modo, ¿con qué plata? nosotros como pobres tenemos miedo porque de pronto ellos nos manden a hacer cosas a nosotros, a mi familia; ellos saben quiénes somos nosotros”.

La mujer pidió justicia para los responsables del abuso a su hermana menor, dijo que su familia está destrozada porque “es la niña de la casa”, también dijo que la niña estaba estudiando en Pereira y que los últimos días había permanecido en la comunidad de Bensuará con su familia.

El caso se conoció porque un integrante del batallón lo denunció ante su comandante, aunque no especificó si se trata de un soldado que participó en los hechos.

Semana.com

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cargando…

0

Niño de diez años salvó a una mujer de morir ahogada

Lista de líderes asesinados sigue creciendo: hubo otro homicidio en el Catatumbo