Conectate con nosotros

Columnistas

La paz de Petro lleva a la guerra 

Columnistas

Publicado

en

Por: Gustavo Álvarez Gardeazábal

La capacidad de equivocación de Petro y su gobierno va en aumento. Ya se están viendo sus efectos y, en el inmediato futuro, comenzaremos a sentirlos.  

La cacareada reforma tributaria aleja drásticamente la inversión extranjera. La Hildebranda política sobre los pozos petroleros y gasíferos nos dejó fuera de muchos mercados. El número de ricos colombianos que están buscando fórmulas para sacar sus empresas antes que el país dizque se vuelva Cuba, va en aumento. Y ni que decir de cuántos son los oligarcas y los candidatos a serlo que andan sacando ciudadanía de otros países por prevención, por ser judíos ancestrales o porque están cagados de miedo con el régimen de equivocaciones implantado.  

Pero en lo que sí parece que hubiesen tacado burro Petro y su combo es en la idea de la Paz Total. El fracaso está a la vuelta de la esquina y lo que podría haber sido una gran esperanza de paz concebida en la igualdad de todos los alzados en armas, nos lleva a una guerra total.  

Las dramáticas imágenes que ha hecho circular las Farc sobre el resultado de la gran batalla librada en el Arauca por el Frente Oriental de esa organización contra las fuerzas del ELN, resultan escabrosas. Se están matando entre ellos.  

Los rostros juveniles uniformados que capta la cámara en los más de 20 cadáveres de uno y otro bando, es la repetición por enésima vez de la insensatez en Colombia.  

Las noticias de los enfrentamientos entre los Elenos y las AUG en el Bajo Calima y el veto de la Fiscalía a dejar en libertad a los negociadores de la paz total comprueba que fue charada, con decreto incluido, la tal tregua entre el estado colombiano y la insurgencia. 

Cada agrupación alzada en armas quiere que se le respete su clase social, como en nuestras ideáticas oligarquías y Petro se equivocó metiéndolos en el mismo costal a todos.  

Sigue leyendo
Haz clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Columnistas

¡Ellos ya sabían!

Columnistas

Publicado

en

Por: Juan José Hoyos

Desde hace cincuenta años, los científicos de la gigantesca empresa petrolera estadounidense ExxonMobil sabían que los combustibles fósiles no solo generaban un efecto invernadero que estaba cambiando el clima mundial sino que predijeron con una precisión impresionante el calentamiento global y sus dramáticos efectos ambientales antes del año 2050.

Así lo reveló una investigación científica realizada por la Universidad de Harvard, cuyos resultados fueron publicados por la revista Science en su edición de enero. La investigación fue dirigida por los profesores Naomi Oreskes y Geoffrey Supran.

Aunque en 2015, el periódico Los Angeles Times ya había publicado una serie de artículos en los que revelaba memorandos internos de la compañía sobre el impacto negativo de los combustibles fósiles en el clima mundial, esta es la primera vez que sale a la luz pública un análisis detallado sobre los datos y estadísticas que manejaba en secreto la multinacional petrolera.

Los datos de la investigación de Harvard muestran que los científicos de ExxonMobil llegaron de forma temprana, y con ciencia de gran calidad, a las mismas conclusiones a las que llegaron años más tarde otros investigadores y académicos. Sus expertos sabían lo que iba a pasar antes y con mayor precisión que la comunidad científica internacional y la misma NASA. Por ejemplo, que la quema de combustibles fósiles incrementa la temperatura media del planeta alrededor de 0,2 °C por década: la misma cifra que revelan hoy los informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

“Entre 1977 y 2003, los científicos de Exxon modelaron y predijeron el calentamiento global con una habilidad y precisión impresionantes. Pero en público la compañía pasó décadas negando esa misma ciencia climática” dijo la profesora Naomi Oreskes, una de las autoras de la investigación.

En su trabajo, los investigadores analizaron 32 documentos internos elaborados por científicos de la compañía entre 1977 y 2002 y otras 72 publicaciones –revisadas por pares académicos– escritas por investigadores que trabajaron para Exxon entre 1982 y 2014. “Luego surgieron documentos adicionales que mostraban que la asociación comercial más grande de la industria del petróleo y el gas de Estados Unidos también sabía de esto desde al menos la década de 1950, al igual que la industria del carbón desde al menos la década de 1960, y las empresas de servicios eléctricos, la compañía petrolera Total y las compañías de automotores GM y Ford desde al menos la década de 1970” dice el artículo de Science.

Lo más deplorable de esta historia es lo que los directivos de ExxonMobil decidieron hacer con esta información: se dedicaron a desmontar públicamente lo que sabían en privado. Junto con otras compañías petroleras, Exxon impulsó la creación de la Global Climate Coalition, una entidad de lobby, que durante muchos años financió estudios científicos que ponían en cuestión el cambio climático. También promovieron centros de pensamiento que lo rebatían. Decían que era un fenómeno que no estaba claro, que se trataba de ciclos naturales del clima de la Tierra. En resumen, financiaron científicos y asesores de alto nivel para ocultar durante décadas la verdad del cambio climático.

“Los hallazgos de la investigación muestran que ExxonMobil engañó a sabiendas al público y a los gobiernos. Tenían toda esta información a su disposición, pero dijeron cosas muy, muy diferentes en público”, dice uno de los autores del estudio.

En EE.UU., muchos gobiernos locales y estados, empezando por el de Nueva York, han comenzado a demandar a la empresa ante los tribunales de justicia por el engaño. Mientras tanto en Colombia seguimos discutiendo si es conveniente o no que la economía del país siga dependiendo de la explotación y la exportación de combustibles fósiles.

Sigue leyendo

Columnistas

Marchas y Contramarchas.

Columnistas

Publicado

en

Por: Gonzalo Concha.

Cargadas de tigre se cocinan marchas y contramarchas, tanto de derecha como de izquierda; bien para protestar por el actuar y acontecer en el gobierno del Presidente Gustavo Petro; así como otros marcharán, para apoyar su gestión, planes y proyectos; y como si esto no fuera ya preocupante; todo se eleva a la máxima potencia cuando por las redes sociales y con conocimiento de causa y efecto, la cita sería para salir unos y otros, el mismo día, pronosticando así la tormenta perfecta.

Siendo la libre protesta un derecho fundamental (Constitución Política de Colombia ARTICULO 37. Toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente. Sólo la ley podrá establecer de manera expresa los casos en los cuales se podrá limitar el ejercicio de este derecho) siempre sabemos dónde inician las marchas, pero nunca sabemos cómo terminan; olvidándonos que también debemos tener como referente fundamental, los derechos de los no marchantes, en su mayoría comerciantes que, por estar localizados en las vías preferidas para protestar, siempre terminan vandalizados y qué decir de cómo termina el mobiliario urbano, que es de todos y para todos; sin olvidarnos que estos eventos siempre afectan significativamente el libre desplazamiento de las personas que deben o que necesitan movilizarse.

Como caldo de cultivo, las marchas y contramarchas, que en poco o nada contribuyen en la consolidación de un País más justo, próspero y en paz; sí contribuyen enfrentando y distanciando a dos Colombias, con dolorosos episodios donde todas las partes siempre salen perdiendo.

Estamos a tiempo para ponernos hielo en la cabeza y sopesar la gravedad de lo que podría suceder con un viento huracanado en contra, cuando la emoción siempre termina derrotando a la razón.

En el Caso particular de Santiago de Cali – con recientes y dolorosas experiencias en esta materia – los daños de todo tipo que estas marchas pueden causarle a la ciudad cuando todo se sale de control, siempre es imposible cualificarlos y cuantificarlos, sobre todo si tenemos en cuenta que la ciudad atraviesa por una de las épocas más difíciles de su historia reciente en todos los campos, pero en particular en el delicado campo de la seguridad.

Hoy, cuando ya se asoma la elección de los alcaldes; en el caso de Santiago de Cali, con una amplia baraja de candidatos, es importante tener en el considerando que no solo debe caber todo el Municipio en la cabeza al candidato, sino que debe generar confianza y respeto por la democracia, así como una reconocida autoridad moral y la experiencia necesaria en el manejo transparente y eficiente de los recursos públicos – hoy de capa caída – esperanzados en un Santiago de Cali, donde todos nos sintamos incluidos, comprometidos y motivados con un llamado al: “SIN USTED; NO HAY UN NOSOTROS”

La prosperidad y la paz de Santiago de Cali, a todos compromete y beneficia; ni uno menos.

Sigue leyendo

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


Lo más Leído

Copyright © 2023 Totus Noticias. Desarrollado por Totus Agencia Creativa