La Muerte de la Bestia: Falleció Luis Alfredo Garavito, uno de los más grandes asesinos seriales de la historia

Totus Noticias
4 Min Lectura

Luis Alfredo Garavito, conocido de manera infame como «la bestia» y «el monstruo de Génova», ha fallecido a la edad de 66 años. Este asesino serial, acusado del homicidio de 172 niños, y con sospechas de que sus víctimas pudieron llegar a la escalofriante cifra de 300, murió en la ciudad de Valledupar, tras haber estado internado en un hospital de la capital del Cesar.

El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) informó que Garavito, quien cumplía condena en la cárcel de Valledupar, dejó de existir después de una lucha contra diversas afecciones de salud.

Luis Alfredo Garavito, uno de los criminales más temidos en la historia de la humanidad, protagonizó actos aberrantes que han dejado una marca indeleble en la memoria colectiva de Colombia y el mundo. Su fallecimiento ocurrió en la tarde del jueves 12 de octubre, en la Clínica Nueva Santo Tomás del Caribe, donde se encontraba internado en sus últimos días debido a problemas de salud.

Conocido como «la bestia», Garavito se convirtió en el depredador sexual e infanticida más temido en la historia colombiana y posiblemente a nivel global. Su macabro récord abarca 171 niños víctimas de abuso sexual y asesinato.

Garavito, también apodado «el monstruo de Génova» debido a su lugar de nacimiento en el municipio del Quindío, fue capturado en 1999 y posteriormente condenado a 1,853 años de cárcel por cargos que incluyen acto sexual violento, acceso carnal violento, homicidio y secuestro simple. Sin embargo, la justicia colombiana tiene un límite máximo de 40 años de prisión, por lo que esa fue la pena a la que finalmente fue condenado.

A pesar de haber sido uno de los reclusos más custodiados del país, en los últimos años, Garavito experimentó problemas de salud que lo llevaron a ser hospitalizado en varias ocasiones debido a leucemia y cáncer de ojo.

Luis Alfredo Garavito ostenta el triste título de ser el segundo asesino en serie más prolífico de la historia, con un escalofriante saldo de 172 niños asesinados en Colombia. Sin embargo, durante su tiempo en prisión, admitió ser el autor de la muerte de 28 personas adicionales, incluyendo 23 niños y 5 adultos. Se cree que la cifra definitiva de sus víctimas podría ascender a 300, ya que se ha documentado que cometió crímenes en países vecinos como Ecuador y Perú.

En un intento por comprender el oscuro origen de sus acciones, Garavito confesó que su infancia estuvo marcada por la violencia doméstica, con sus padres peleando y agrediéndose físicamente en su presencia y la de sus hermanos. Además, sufrió abuso sexual a los 13 años.

El asesino también lidió con problemas personales, como el alcoholismo y una breve membresía en una comunidad pentecostal. Sin embargo, una vez alcanzó la adultez, inició su actividad criminal dirigida contra los niños, argumentando que su padre lo consideraba un fracasado.

Su arresto se produjo en Villavicencio, Meta, gracias a la valentía de un indigente que escuchó los gritos de auxilio de un niño que Garavito había secuestrado. El indigente enfrentó al asesino, logrando que huyera temporalmente. Garavito se refugió en un bosque cercano, pero tras unas horas, fue capturado, identificado y entregado a las autoridades.

La noticia del fallecimiento de Luis Alfredo Garavito pone fin a la vida de uno de los criminales más infames de la historia, aunque su legado de horror y su oscuro pasado continuarán siendo motivo de estudio y reflexión en la sociedad colombiana y en el mundo.

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo