La JEP acepta el sometimiento de Salvatore Mancuso como sujeto incorporado a la fuerza pública

Totus Noticias
3 Min Lectura

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) aceptó el sometimiento de Salvatore Mancuso Gómez en su calidad de sujeto funcional y materialmente incorporado a la fuerza pública, que ayudó a la expansión y consolidación de los paramilitares en el departamento de Córdoba.

Según la JEP, entre 1989 y 2004 Mancuso ejerció un rol de bisagra en la cúspide, como superior, con la fuerza pública, con capacidad de establecer patrones de macrocriminalidad, Así mismo, se determinó que el ex jefe paramilitar tuvo el poder para “mover los hilos» de estructuras militares, empresariales, políticas, e incidir en agentes del Estado de alto rango.

“La decisión es el resultado de las exhaustivas contrastaciones y los análisis de los aportes de verdad hechos por el ex jefe paramilitar durante cuatro días en una Audiencia Única de Aporte de Verdad, llevada a cabo en mayo pasado, por orden de la Sección de Apelación de la JEP, así como de la información que posteriormente aportó”, indicó la JEP en su comunicado. 

En la JEP, la investigación y el establecimiento de responsabilidades en los hechos a los que se refirió Mancuso, en la sesión pública y reservada, serán investigados por la Sala de Reconocimiento de Verdad y Responsabilidad. Esta sala determinará a qué macrocasos podrá ser vinculado Mancuso Gómez.

¿Qué pasó en la audiencia de Salvatore Mancuso?

La contrastación realizada por la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de lo dicho por Mancuso consistió en verificar si sobre los hechos mencionados en la Audiencia Única de Aporte de Verdad hay investigaciones, procesos o condenas.

A partir de la contrastación hecha por la JEP, la Sala concluyó que en lo declarado por Mancuso ante la JEP había elementos presentes, efectivos, suficientes y novedosos respecto a hechos que ya se conocían o han sido investigados por la justicia colombiana.

La sala resalta que lo aportado por Mancuso en Justicia y Paz y en la justicia ordinaria se limitó, de manera reiterada, a señalar que la planeación y ejecución de la estrategia paramilitar estuvo en cabeza de Carlos Castaño Gil. Sin embargo, con base en lo relatado por Mancuso a la JEP se hace evidente que en esas tareas también participaron altos mandos militares y policiales, y agentes del Estado no integrantes de la fuerza pública.

Esto se evidenció en las menciones que hizo Mancuso sobre mandos de unidades militares, como por ejemplo el Batallón Junín, las brigadas XI y XVII del Ejército Nacional, la Secretaría de Gobierno de Córdoba y la Gobernación de Córdoba.

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo