InicioColumnistasLa Alternativa Del Diablo

La Alternativa Del Diablo

Por: Federico Senior

Plagiando El título del libro de Forsyth, premonitorio por demás, crisis en la URSS y movimientos nacionalistas en Ucrania en los álgidos momentos de la Guerra Fría, se acomoda y bien a la situación actual de la Campaña Política en Colombia.

Espectadores de una guerra entre campañas, sucia, puerca, baja, puñetera, vulgar, prosaica, propia de la más retrasada de las “Banana Republics”, es el horror, no hay día en el que no se produzcan noticias, que generan escándalos, todos “flor de un día”, solo se olvidan o apaciguan ante el reventar de las redes con el siguiente y, así sucesivamente como una cinta sinfín, acusaciones, demandas, trapitos al sol, inventadas o no, las noticias nos saturan y nos van llenando esa copa del aguante, del que sabemos que tenemos que tener, porque en verdad en el momento, no hay una opción ideal, la situación es tan compleja, que al final del callejón que han construido los hechos, no nos quedaron sino dos puertas, una, la de la izquierda, que nos ofrece allende su vano un insondable vacío, hacia la incertidumbre, la miseria, el hambre, el incremento de la violencia, el imperio del narcotráfico, la consolidación en el poder de un oscuro personaje que ha estado estudiando para sátrapa desde que dejo de asesinar (eso creemos) hace treinta años, que no tiene en su mira objetivo distinto al de apoderarse del poder, imponer su anacrónica filosofía marxista y llenar sus arcas y vaciar las de los demás, acomodar a su camarilla de delincuentes en los puestos claves del Estado, dominando así todo el acontecer, solo y tan solo en su propio beneficio y el de su “nomenklatura”.

Por el otro lado, por la puerta de la derecha, cruzando su umbral, nos vamos a encontrar con lo mismo, el escenario del hoy, de la mediocridad, del imperio de la delincuencia, de las prebendas para los grandes empresarios, para los del petróleo y las minas, para los amigotes de los caciques, seguiremos viendo los pabellones cinco estrellas de las cárceles, en donde veranean las más infectas alimañas de la clase política del país, no cambiará el paisaje, ese en el que vemos a los más reprensibles personajes apoltronados en las direcciones de los entes de control, seguiremos oyendo el ruido de los motores del avión del Fiscal, paseando por cuenta de nuestros bolsillos, igual a la Pelo Desteñido de la Procuraduría, defendiendo lo indefendible, prohijando cuanto latrocinio se le ocurre a los áulicos del régimen, hinchando su abultada y putrefacta nómina, y así, y así, como en el cuento del Gallo Capón, de nunca acabar, triste escenario, muy triste, pero mas lamentable aun, es el hecho de que ésta, la de la puerta de la derecha, es la menos peor, es la única alternativa que nos queda, la opción de seguir siendo manejados por la misma pandilla de ladrones, cínicos, doble moral, pero que al menos no nos van a empujar hacia el abismo del desastre total; es en resumen, la que nos queda hoy, “La Alternativa del Diablo”, nos tocó escoger a Mefistófeles, porque por la otra puerta está el Stalin del Siglo XXI, con menos agallas, menos porte, menos sangre negra, menos varón, menos berraco, pero más sediento de venganza que el georgiano “hombre de acero”, el más cruel de los asesinos de la historia reciente; Gustavo Petro, es un pobre idiota al lado de Stalin, o de Lenin, o de Castro, es más, palidece al lado de la bestia de Hugo Chaves, Petro es insignificante, es un bobalicón con suerte, ni siquiera con él, iríamos a tener letra para llenar libros de nuestra historia, con Gustavo, solo podríamos hacer crónicas de las miserias a las que se nos sometería, bajo su mandato.

Es entonces cuando la reflexión nos lleva a elegir al que queda, es entonces cuando deben empezar a surgir los grupos de veedores que vamos a necesitar, para que esta nueva gestión presidencial no continue con el macabro guion del robo continuado del inmenso botín del presupuesto nacional; es entonces cuando aún antes de votar por Fico, tenemos que organizarnos para ser sus interventores, desde la lente de la sociedad civil sin pretender cargo alguno en el gobierno, es entonces cuando desde ya, debemos buscar, elegir, a esa persona que dentro de cuatro años sea una verdadera alternativa de cambio, de promesa de sanidad en el manejo del Estado, en conclusión, ya no pudimos encontrar al líder para estas justas, pero, desde ya lo tenemos que buscar para la próxima, y mientras tanto, a estar bien abusados, metiendo las narices en todo lo que haga el gobierno, estar prestos a demandar cada intento que hagan las nefastas camarillas seguidoras del amo del Ubérrimo, o de Duque, o de Vargas Lleras, o de Char, o de Dilian, o de Pastrana, o de Gaviria (que se pegará a Fico a la postre, eso no lo duden), nos toco salir a defender lo nuestro, porque aunque parezca extraño, aunque parezca mentira, resulta que los dineros públicos no existen, los dineros son de nosotros, de los que con nuestro trabajo pagamos los impuestos, para que funcione el Estado, así que interviniendo, vigilando, demandando, solo estamos haciendo algo a lo que tenemos pleno derecho, de manera simple, defender lo nuestro.

Articulos Relacionados
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí