Hay que vomitar el mal gobierno – Crónicas de Gardeazábal

3 Min Lectura

Por: Gustavo Álvarez Gardeazábal

Salvo que se esté buscando crear un estado de conmoción nacional para poder suspender las elecciones de octubre y así no perderlas, las actuaciones del gobernante parecerían los palos de un ciego que no mide el despiporre.

La Diana que desde Santa Marta tocó la semana pasada el ministro de minas, que representa las Farc en el gabinete, es más una alerta sobre el cortocircuito eléctrico que quieren que se nos venga encima.

La determinación de estorbar la adquisición de vivienda y de frenarle el trabajo en la construcción a los miles de colombianos que sostienen sus hogares pegando ladrillo es una ratificación. Que el odio presidencial no es contra los ricos sino contra todos los propietarios.

La torpe negativa a asumir el fenómeno del empequeñecimiento del consumo de los hogares durante 10 meses continuos se está volviendo insultante.

La convocatoria a la calle que hace nuevamente el presidente para que el 27 marchen a favor de sus reformas es mucho más que una provocación, es una terquedad absurda en creer que el país apoya el desbarajuste.

El ataque despiadado contra toda la organización del fútbol, metiendo en la misma bolsa a culpables e inocentes, es una búsqueda insaciable de encontrar cómo joderle cualquier deleite o ilusión al colombiano común y corriente.

El deseo de desbaratar todo para volver este país un estadio en donde se acumulen las arrasadas maneras de entender la economía, con el ferviente apetito de vengarse de quienes no le dejaron tomarse el poder por la vía armada, parece más las pataletas de quien se siente ahogado en el fracaso.

No cabe entonces otra esperanza que la de aceptar que todo es una montonera de bestialidades dañinas para salvarse de una derrota electoral en octubre.

Y que aquí, como siempre, no pasará nada porque nos acomodamos a lo que sea y hasta somos capaces de digerir un mal gobierno como el de Petro en vez de vomitarlo.

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo