InicioColumnistasEstamos en la situación ideal

Estamos en la situación ideal

Por: Federico Senior

No es sarcasmo, es la realidad, pues, nada hay más contundente que los hechos, a pesar de que a muchos las evidencias no convenzan, la verdad manifiesta se muestra y se defiende por si sola.

Resumo, porque la historia la conocemos de sobra; el Uribismo ha sido el mayor fracaso político de la historia de Colombia, nunca antes una sola persona había detentado, gozado y a los postres desperdiciado, tanta favorabilidad, además de muchísimo amor y no menos fanatismo puro y duro.

Aún hoy, ad-portas de que inicie en el país funciones, el primer gobierno de izquierda abierta y más que revelada, los llamados “Furibistas” se empecinan en sostenerlo en su pedestal de héroe, de salvador, de “mejor presidente de la historia” y largo etcétera.

La realidad del hoy, que obvio revela la verdad verdadera, es que el resultado de esos cuatro lustros de dominio del hombrecito del “Ubérrimo”, es en pocas palabras una total hecatombe, el último período presidencial ha sido la muestra exacta de lo que no debe hacer un mandatario, tozudo, absurdo, ególatra, medio bobo, medio tonto, medio idiota, no sabemos cuanto de las órdenes de Uribe guiaron su gestión, pero, primero, Álvaro nos lo impuso, segundo, hallan venido de donde hallan venido, las órdenes degeneraron en la más lamentable ejecutoria de cualquier ejecutivo en dos siglos, es más, he oído de testas pensantes, que fue mejor el gobierno de Samper, eso ya es bárbaro, pero igual en muchos aspectos, yo también lo creo.

El pueblo, hastiado de toda esa corrupción, de tanta falacia, de tanta injusticia, veía cómo el gobierno, por el cual votó una inmensa masa, no era otra cosa, sino más de lo mismo pero peor aún, los robos ya no eran de millones, Duque con su varita mágica los volvió de billones, faltan apenas días para que por fin se acabe este circo, y ¡zas¡, aparece otro entuerto, el de las OCAD, ya va medio billón lo descubierto, o sea que debe hacer falta por revelarse al menos otro medio billoncito, como para cerrar con broche de oro, un atraco descomunal, orquestado por la hábil batuta de Archila, y mientras tanto el púber Iván, se ha gastado otros miles de millones, paseándose por medio mundo, recibiendo premios ridículos (muy parecidos a los que pregona Doña Francia, la nueva Vice…) y habla, y grita y presume, y arenga, y dice y parece que estuviera todavía en campaña, no sé, será que no se ha dado cuenta de que ya se le acabo el tiempo, será que piensa que tiene él arraigo en la opinión, será que cree que sus postrimeras propuestas tienen eco en la sociedad, por favor, lo que queremos es que se desaparezca, que ojala se largue del país y por acá no vuelva, eso, porque aquí nos quedamos sufriéndonos al heredero que nos encasquetó, nos dejo cargando el muerto, nos dejó en el peor de los escenarios, un gobierno de izquierda anacrónica, liderado por un extraño y oscuro personaje, parecido a los elmos de Harry Potter, indescifrable, repleto de ideas tontas, de romanticismo ridículo, intentado emerger como el Robin Hood del Siglo XXI, robándole a los ricos para repartírselos a los pobres. Todo lo que propone es inviable, quiere repartir cincuenta billones al año, con al ánimo de ayudar, pero con el seguro efecto de perpetuar la pereza y la vagancia en una población que lo que necesita es educarse en el cómo se crea riqueza, para no tener que depender de las limosnas estatales.

De paso, como para ponerle un poco más de emoción a la trama, promete sin remilgo alguno, que va a acabar con la más grande fuente de recursos que tiene el Estado, le suma, la amenaza a la clase pudiente, que le va a sacar hasta el último denario, creyendo de muy ingenua manera, que estos se van a dejar así no más, esos, los ricos, ya tienen lo suyo costa afuera, así que el nuevo flamante primer mandatario, se va a quedar con su bellísimo proyecto paternalista, solo con las promesas, porque no va a tener como cumplirle a su gran masa de votantes, que cayeron incautos ante su seseante canto de sirena.

Estamos entonces en la situación ideal, los hechos, la historia y, la crisis y el hambre, nos van a demostrar, que toda esa clase política que ha mal gobernado, que toda esa cháchara marxista de amor al pueblo, que todo el neo liberalismo mal llevado por las huestes uribistas, que todo esa colcha de retazos que conforman hoy la coalición de gobierno, que todo eso, no sirvió para nada, lo triste es que el nuevo gobierno no va a tener ni siquiera una luna de miel, desde ya y sin haberse posesionado, va generando el más grande de los desconciertos tanto en la sociedad como en la economía y, de paso, le tocará empezar a gobernar en el medio de la peor situación internacional de los últimos quince años, situación que requeriría de un timonel experto, buen administrador, hábil en lides de crisis, virtudes ausentes de total manera, en la personalidad del nuevo Presidente.

Mejor oportunidad entonces, para que nosotros, el pueblo, la sociedad civil se dedique desde ya a buscar la solución, a de verdad re pensar el país, sin injusticia, sin corrupción y sin populismo, a buscar al líder que lleve al país por la verdadera senda del progreso, ese que solo lo logra el trabajo duro y no la vergonzosa espera de la llegada de un subsidio.

spot_img
Articulos Relacionados
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí