EL QUINTO MISTERIO: LA PÉRDIDA DE NUESTRO PRESIDENTE EN BELÉM Y LA CUMBRE AMAZÓNICA

5 Min Lectura

Por: Jairo Hernán Ramírez Gómez

Recordando un pasaje del Evangelio, Lucas 2:41:50 y el Quinto Misterio Gozoso del Santo Rosario, como de costumbre, Jesús a los 12 años y su familia se dirigen a la fiesta de pascua, pero a su regreso se perdió en Jerusalén, localizado a 9 Km de Belén, lugar de su nacimiento.

A los tres días de búsqueda, lo encontraron en el templo en medio de los Doctores o Maestros de la Ley. Todos los que oían su discurso, se quedaban asombrados de su inteligencia y de las respuestas a lo que se le preguntaba.

Después de las recriminaciones y llamada de atención de sus padres José y María, y de Jesús presentar las explicaciones divinas, regresó con ellos a Nazaret donde vivieron en medio de su obediencia y respeto por el resto de sus años.

Resulta que hoy, 2011 años después y en la Cumbre de la Amazonía, llevada a cabo en Belém do Paráal norte de Brasil, a 9.490 Km de Jerusalén, y 9500 Km de Belén, se nos perdió el presidente de los colombianos.

Sobre la cumbre, con participación de Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela, reunida con el propósito de definir políticas conjuntas en temas ambientales, la conservación de la selva amazónica y su aporte contra el cambio climático, así como exigir a las naciones ricas su aporte en efectivo de US$100.000 millones anuales para estos fines.

Sí bien, se firmó acta, no se fijaron metas y plazos para erradicar la deforestación, donde Venezuela participa con la mayor tasa; frustración por el incumplimiento del aporte de las naciones ricas, tampoco al fin de la explotación petrolera en la Zona Amazónica y ningún resultado sobre la demarcación de tierras, esperada por los grupos indígenas, entre otras. 

Volviendo al presidente, con su incumplimiento a muchos eventos de la agenda, le queda mal a los colombianos y también nos hace quedar muy mal en sus ausencias, cuando participa en misiones al exterior y en sus intervenciones cuando despotrica de la clase media, de los empresarios y del sector financiero colombiano.

El mandatario se puede perder, pero el ropaje de presidente no le da ningún derecho a escondérsele a su comitiva y también a los colombianos.

Ojo presidente, sus ausencias e incumplimientos nos están generando muchas dudas sobre su estado de salud, por lo que desde múltiples orillas se le pide que dé la cara y publique resultados médicos y toxicológicos.

Aparte de lo anterior, hay incertidumbre sobre su estado consciente en sus actuaciones y exposiciones, y más, cuando evade o se confunde con las respuestas y argumentos que presenta a sus interlocutores.

Su discurso, contrario al de Jesús, en balcón o en plaza, al estilo de un primíparo del MOIR en el Teatro Camilo Torres de la U de A, es monótono, repetitivo, y polarizador, en otras palabras, tedioso y harto para quien lo escucha. Tiene como novedad, el ingrediente adicional de la Transición Energética y la Política del Decrecimiento, que enredó a la ministra de Minas y Energía en sus presentaciones.

Contrario a la política del Decrecimiento, durante su mandato, hay una reducción notoria en la exportación de productos agrícolas, de hidrocarburos, industriales y de servicios. También,la Transición Energética se ve reflejada en el incremento desaforado del precio de la gasolina,cada día le mete la mano al bolsillo, no solo de los taxistas, también a todos los colombianos.

Presidente, todavía está a tiempo de afrontar retos y lograr metas, menos tiempo en redes sociales, recomponga su gabinete con personal competente, invite sin resentimientos a la oposición a construir un mejor país, a que aporten y construyan conjuntamente las reformas sociales, sin menoscabar la propiedad privada y ejerciendo la autoridad gubernamental y militar, mayor respeto por la autonomía de los organismos de control. Finalmente deje a los directivos de la campaña la defensa sobre el origen y destino de los recursos recibidos, usted, sí es inocente, saldrá adelante, no se desgaste en este tema que el país lo necesita.

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo