El Papa responde los Dubia de cinco cardenales

Totus Noticias
5 Min Lectura

Los cardenales Brandmüller, Burke, Sandoval Íñiguez, Sarah y Zen Ze-kiun presentaron cinco preguntas al Papa solicitando aclaraciones sobre una serie de cuestiones relativas a la interpretación de la Revelación Divina, la bendición de las uniones entre personas del mismo sexo, la sinodalidad como dimensión constitutiva de la Iglesia, la ordenación sacerdotal de las mujeres y el arrepentimiento como condición necesaria para la absolución sacramental.

En un acto de apertura y transparencia hacia la comunidad católica, el Papa Francisco ha respondido a cinco dubia planteadas por los cardenales Walter Brandmüller y Raymond Leo Burke, respaldados por los cardenales Juan Sandoval Íñiguez, Robert Sarah y Joseph Zen Ze-kiun. Estas preguntas, junto con las detalladas respuestas del Santo Padre, fueron publicadas en el sitio web del Dicasterio para la Doctrina de la Fe el pasado 2 de octubre, generando un profundo debate en la Iglesia.

Antes de abordar cada una de las dubia, el Papa Francisco compartió sus reflexiones, destacando la importancia de responder a estas preguntas debido a la proximidad del Sínodo y la necesidad de una comprensión más profunda de los temas planteados.

I. Dubium sobre la reinterpretación de la Revelación Divina: En respuesta a la primera dubium sobre si la Revelación Divina debe reinterpretarse según los cambios culturales y antropológicos, el Papa Francisco subraya la importancia de definir el término «reinterpretar». Aclara que, si se entiende como «interpretar mejor», esta expresión es válida y destaca que el Concilio Vaticano II enfatizó la necesidad de que la Iglesia madure en su comprensión de la Revelación Divina. Los cambios culturales y los desafíos históricos no modifican la Revelación, pero pueden llevar a una mejor expresión de algunas enseñanzas.

El Papa enfatiza que lo que no cambia es lo que ha sido revelado «para la salvación de todos», y la Iglesia debe discernir constantemente entre lo esencial y lo secundario.

II. Dubium sobre la bendición de uniones entre personas del mismo sexo: El Papa reitera la enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio como una unión exclusiva entre un hombre y una mujer, naturalmente abierta a engendrar hijos. Sin embargo, también destaca la importancia de la caridad pastoral y el discernimiento en situaciones específicas. Señala que, al solicitar una bendición, las personas están buscando ayuda divina y se debe considerar cómo se puede hacer esto sin contradecir la doctrina.

El Papa Francisco enfatiza la necesidad de no tratar a las personas como «pecadores» y reconoce que la culpabilidad puede ser atenuada por diversos factores.

III. Dubium sobre la sinodalidad como dimensión constitutiva de la Iglesia: En respuesta a la tercera dubium, el Papa sostiene que la sinodalidad es una dimensión esencial de la vida de la Iglesia, que implica la participación activa de todos los miembros. Destaca que la sinodalidad no debe imponerse como una metodología única para toda la Iglesia, ya que las diversas Iglesias particulares tienen características diferentes.

IV. Dubium sobre la ordenación sacerdotal de mujeres: El Papa Francisco reafirma la doctrina de la Iglesia de que el sacerdocio ministerial está reservado para los hombres. Sin embargo, insiste en que esto no implica menospreciar a las mujeres, y señala que tanto el sacerdocio común de los fieles como el sacerdocio ministerial tienen su importancia.

El Papa hace hincapié en que la Iglesia debe evitar tratar a las mujeres como si fueran de «segunda categoría» y resalta que las mujeres deben participar en diversos aspectos de la Iglesia.

V. Dubium sobre el perdón y la absolución sacramental: El Papa Francisco sostiene que el arrepentimiento es necesario para la validez de la absolución sacramental. No obstante, enfatiza que la confesión no debe ser una aduana, y que la caridad pastoral debe prevalecer en el trato con los fieles. Destaca que la previsibilidad de una nueva caída no prejuzga la autenticidad del propósito de enmienda.

En última instancia, el Papa subraya la importancia de comprender que el confesionario es un lugar de ayuda y no de condena.

Las respuestas del Papa Francisco a estas dubia proporcionan una visión profunda de su pensamiento sobre cuestiones controvertidas dentro de la Iglesia y ofrecen un enfoque pastoral y misericordioso para abordar estos desafíos. Este diálogo abierto sigue alimentando el debate teológico y pastoral en la Iglesia Católica a medida que avanza hacia el Sínodo.

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo