El ferrocarril de Caldas – Crónicas de Gardeazábal | Totus TV

3 Min Lectura

Por: Gustavo Álvarez Gardeazábal

Colombia ha sido un país hecho a retazos, y lo que es peor, cómo ha sido todo a punta de remiendo. Sus esperanzas es muy poco lo que le han durado los vestidos. Por estos días, están presentando en YouTube una miniserie de cuatro capítulos sobre los orígenes y desarrollo del ferrocarril de Caldas. He estado pensando en cuán poco nos han durado las metas conseguidas y cómo hemos sido de contradictorios al administrarlas.

A Manizales, por los días en que pasaba por sus entrañas el meridiano cultural de Colombia, le hacía falta tren. Antioquia estaba haciendo el suyo y con túnel y todo. Los rieles habían llegado en aventura y surcaban todo el valle. Unos amagos de tren entrelazaban en pequeños trechos las ciudades de la costa. Bogotá, hacia lo propio, buscando el Tolima y Sogamoso, era una competencia dislocada pero competencia.

Hacer subir la locomotora hasta la capital de Caldas fue una hazaña. Cuando lo lograron, batallaron enseguida por llegar primero a Armenia, a donde venía también subiendo el Ferrocarril del Pacífico. Era la pelea pendeja de dos colosos, los generales Vázquezco y Pompilio Gutiérrez, que gerenciaban cada uno su ferrocarril. Ganó el valluno, pero la red quedó tendida como telaraña. No duraría 40 años. Las carreteras se comieron el tren y hoy apenas si son un recuerdo de abuelos agonizantes sobre esos momentos del ayer que ahora nadie quiere recordar.

El historiador caldense Felipe Hoyos Cover ha montado esta estupenda serie documental. Para quienes alcanzamos a ser pasajeros del tren, es pura nostalgia verla. Para los que ni se imaginan que por allí creció color, Colombia estacéase con esos vídeos. Es mejor que tomarse un biche de los ahora tan de moda. Para la historia de un país con muy mala memoria, terminan siendo unas páginas de museo que enorgullecen a quienes todavía creemos que la patria existe por encima de los apetitos contractuales de los que la dirigen y le redactan sus leyes.

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo