El Camino de la Vida

Columnistas
1 Min Lectura

Por: Jordelio

Existen seres humanos que siempre los han llevado de la mano, los han acomodado en sillas reclinomaticas, obedecen como las ovejas de un rebaño, y son quienes hablan más duro arriando el ganado.

El camino de la vida tiene piedras criollas y calizas, tiene rosas pero también tiene espinas, tiene bajadas y subidas que solo los arrieros domaron en aquella época de cotizas.

Los caminos asfaltados con olor a brea cualquiera los camina con un poncho al hombro, una de guaro y una hermosa dama maquillada con cirugías.

Existen algunos que primero mandan al culebrero a despejar el camino y luego, con la nueve al cinto quitan del camino a aquellos que no siguen sus caprichos.

El camino de la vida tiene atajos que muchos aprovechan para llegar primero a la cima, pero se pierden en el rastrojo porque existen pavas que engañan al que camina.

Al lado de un hombre flojo siempre existe una guerrera que pone el pecho a la brisa.

Al lado de un hombre guerrero siempre existe una enfermera que cura sus heridas.

Envigado 4 de 2024

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo