Devolvemos a la tierra, los servicios que nos presta

Totus Noticias
6 Min Lectura

Al desarrollar proyectos de infraestructura, obras o actividades en el medio urbano o rural, en ocasiones, tenemos la necesidad de realizar aprovechamiento forestal sobre coberturas vegetales y luego, la obligación de compensar con la siembra de árboles en el área de influencia de los proyectos.

Hacemos compensación forestal, porque está en nuestra naturaleza cuidar la Tierra

Compensaciones forestales en medio rural

EPM debe compensar con siembra de árboles tanto en el entorno urbano como en el entorno rural a partir de los impactos ambientales que se dan durante la construcción y puesta en operación de sus diferentes proyectos de generación, transmisión y distribución de energía, gas, acueducto, saneamiento y locativos.

Básicamente, de acuerdo con el marco normativo nacional, las empresas deben compensar por pérdida de biodiversidad, levantamiento parcial de especies en veda y aprovechamiento forestal, además de establecer medidas para retribuir a las comunidades, a las regiones y en general al ambiente.  

Las compensaciones ambientales se hacen con especies nativas que son las que aportan a la biodiversidad, atrayendo especies de fauna local. A través del fortalecimiento de las redes ecológicas identificadas por el Área Metropolitana, como autoridad ambiental, se han protegido especies como: ardillas, iguanas, monos, zarigüeyas y algunas especies de loros, pues se permite su tránsito y se conserva su hábitat.

En este video, Jineth Johana Lopera, ingeniera forestal y profesional ambiental de la Unidad de Desarrollo Ambiental y Social nos cuenta más sobre este tema:

La inversión en el programa de compensaciones forestales, no sólo en actividades de siembra, sino también en mantenimientos, cerramiento, rocería, socialización con las comunidades, trasplantes y caracterizaciones de los predios objeto de compensación fue de $2.776.494.222, entre 2020 y 2022 a través de contratos con diferentes operadores como la corporación Cuenca Verde y la fundación Guanacas.

Hoy, se cuenta con la dificultad, especialmente en el entorno urbano, para conseguir predios, a fin de cumplir con las obligaciones de EPM de realizar las reposiciones forestales de sus proyectos urbanos, puesto que hay un gran déficit de espacio verde; por esto, se realizan acuerdos con los municipios y propietarios de predios privados que cuentan con áreas disponibles que sean de interés de conservación. Así, se materializan estos impactos en oportunidades para proteger, fortalecer corredores ecológicos, aumentar los espacios verdes y generar beneficios para la comunidad. Es así como EPM puede intervenir estas áreas sin necesidad de comprarlas, para protegerlas y conservar junto a las alcaldías y otros agentes, estos ecosistemas estratégicos que contribuyen a mejorar la calidad del aire en el Valle de Aburrá.

En el ámbito rural, entre 2020 y 2022, se han sembrado 40,1 hectáreas por afectación de especies en veda y pérdida de biodiversidad, por proyectos de transmisión de energía como: Bello-Guayabal-Ancón, Confiabilidad Caucasia – Cerromatoso, nueva subestación Calizas y de acueducto como Envigado – El Capiro.

Y en el urbano, en este periodo, se han sembrado 6.362 individuos arbóreos (equivalente a 6 hectáreas aproximadamente) distribuidos en todo el Valle de Aburrá, como medida de compensación por la ejecución de proyectos como: ampliación Planta San Fernando, redes colectoras de La Volcana, modernización de la planta de potabilización La Ayurá, conducción Machado – Volador, entre otros. En el caso de los proyectos que requieren licencia ambiental como Bello-Guayabal-Ancón (transmisión de energía), se les aplica lo establecido en el Manual de compensaciones por pérdida de biodiversidad del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (2019) que establece que se deben proteger las siembras por el tiempo que se demuestre “ganancia neta de biodiversidad”, una metodología que demuestra  que se supera la pérdida o destrucción de la biodiversidad en un lugar determinado, con una mayor protección o restauración en el área de influencia. En proyectos no licenciados, el cuidado se debe garantizar por cuatro años.

Jineth Johana Lopera monitores árboles en zona de compensación forestal

A los proyectos no licenciados como Otras Cuencas, Centro Parrilla (saneamiento) y otros, se les aplican las compensaciones forestales establecidas por autoridades como Corantioquia y el Área Metropolitana, que consisten en reponer y compensar un número determinado de árboles para minimizar los impactos. En este caso, EPM siembra en los predios y cuida los árboles por uno, dos, tres y hasta cinco años, luego de esos períodos los municipios asumen directamente su mantenimiento y conservación.

Dentro de las acciones desarrolladas se encuentran:

  • Siembra de individuos arbóreos.
  • Mantenimiento de los individuos sembrados
  • Inclusión de información en el Sistema de Árbol Urbano-SAU
  • Rescate, reubicación y monitoreo de varias especies tanto de árboles como de plantas epifitas (bromelias, juncos, balazos, tangos rastreros), entre otras.
  • Programas de educación ambiental.
Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo