Congresistas divididos por polémico Proyecto de Ley para regular la Prostitución en Colombia

Totus Noticias
4 Min Lectura

El Congreso de la República de Colombia se encuentra en medio de un intenso debate debido a un controvertido proyecto de ley presentado por el partido Comunes. Esta iniciativa busca regular el trabajo sexual como una actividad laboral en el país, otorgando a las personas que se dedican a esta labor los mismos derechos laborales que cualquier otro trabajador. Además, propone una serie de reglas tanto para quienes ejercen la prostitución como para sus ‘clientes’.

La radicación de este proyecto de ley, realizada el martes 17 de octubre, ha generado una división significativa entre los congresistas, ya que el tema del trabajo sexual siempre ha sido objeto de controversia en el Legislativo. Las opiniones varían ampliamente, con algunos legisladores abogando por su regulación, mientras que otros exigen su abolición, basándose en la protección de los derechos humanos de las personas involucradas en esta actividad.

La iniciativa comenzó con un enfrentamiento en las inmediaciones del Congreso, cuando varias integrantes del sindicato de trabajadoras sexuales en Colombia, conocido como Astrasex, se encontraron con la oposición del cuerpo de seguridad del recinto, quienes inicialmente no permitieron su ingreso a las instalaciones. Las activistas sostenían un cartel que decía: «Estamos pu…», expresando su descontento. La congresista Sandra Ramírez tuvo que intervenir para facilitar el acceso de las manifestantes al Congreso.

El proyecto de ley impulsado por una bancada del partido Comunes define el trabajo sexual como «cualquier actividad sexual remunerada que se realiza entre dos o más personas mayores de 18 años, de forma voluntaria, libre y sin coerción y en plena facultad de sus capacidades».

La propuesta pretende, en esencia, diferenciar el trabajo sexual de delitos como la explotación sexual, la inducción a la prostitución, el turismo sexual, la pornografía con menores y la trata de personas, que son prácticas que preocupan a los llamados abolicionistas y que podrían ser legitimadas si se aprueba una ley de este tipo.

El proyecto también establece que los «clientes» de trabajadores sexuales son personas mayores de edad que pagan por servicios sexuales, y subraya la importancia del consentimiento mutuo en esta relación.

Dentro de las modalidades de trabajo contempladas en el proyecto se encuentran el trabajo en espacios públicos, el modelaje webcam, la creación de contenido, la pornografía, el intercambio de servicios sexuales dentro de un establecimiento comercial, el acompañamiento personal y el baile erótico.

El núcleo de la iniciativa se centra en la firma de un contrato entre el trabajador sexual y su cliente. Este contrato garantizaría que quienes ejerzan el trabajo sexual tengan derecho a un contrato a término fijo con todas las prestaciones y obligaciones de ley, evitando la contratación bajo modalidades que no otorgan estos beneficios, como contratos por prestación de servicios, contratos civiles o mercantiles.

La discusión en el Congreso promete ser larga y compleja, ya que el tema de la prostitución implica no solo aspectos laborales, sino también morales, éticos y de derechos humanos. La decisión que tome el Congreso en relación a este proyecto de ley tendrá un impacto significativo en la regulación de la prostitución en Colombia y en la vida de las personas que dependen de esta actividad como fuente de ingresos.

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo