Con tecnología, pedagogía y juego, 300 niños de Altavista y sus familias adquirieron habilidades de construcción de paz

Totus Noticias
5 Min Lectura

Hasta julio de este año más de 20.000 personas han sido impactadas con actividades enfocadas en la paz.

-Este tipo de estrategias buscan generar preguntas y reflexiones sobre el respeto por la vida y crear habilidades sociales para la sana convivencia en los hogares.

-Una de las estaciones del carrusel estuvo enfocada en acercar a los niños a los temas de robótica.

Acompañados de sus padres, madres y demás familiares, cerca de 300 niños, niñas, adolescentes y jóvenes (NNAJ) del corregimiento Altavista participaron en una jornada de sensibilización que buscó promover temáticas relacionadas con la sana convivencia, la cultura de la legalidad, los derechos humanos y la construcción de entornos de paz y no violencia.

La jornada se denominó Carrusel y cine reflexivo por la verdad, la convivencia y garantías de no repetición y fue liderada por profesionales en psicología, trabajo social y gestores de paz quienes, a través de herramientas como la robótica, la lúdica y el juego, crearon un espacio de reflexión para que los asistentes pensaran en formas alternativas de resolución pacífica de conflictos y cómo aportar a la sana convivencia en sus hogares, escuelas y barrios.

El carrusel se llevó a cabo en el sector La Palma con la intención de aportar a la recuperación de la identidad del lugar como barrio y desincentivar la estigmatización que ha tenido como un referente violento.

“El sector La Palma, anteriormente, tenía otras referencias, pero en el proceso de desestigmatización logramos que la comunidad lo nombre como un sector donde se vive la paz y la convivencia. Con esta actividad de integración, la Administración Municipal demuestra que estamos comprometidos con la verdad y la no estigmatización de los territorios y de las personas”, destacó el coordinador del proyecto de Intervención social de la Secretaría de la No-Violencia, Santiago Vásquez.

La actividad hace parte de la apuesta de la Administración Municipal, liderada por la Secretaría de la No-Violencia y su componente de prevención de las violencias y el delito con enfoque restaurativo, para generar nuevas reflexiones e instaurar una cultura de paz y de respeto a través de procesos que inviten a un despertar de conciencia que repercuta en la construcción de una nueva ciudadanía.

María Montero, habitante del barrio, quien asistió al carrusel con sus hijos, destacó: “Yo veo que es la mejor forma para que ellos se entretengan y no tengan espacio para pensar en cosas malas, para que se concentren en el deporte y el juego, por eso es súper bueno para ellos, tanto para mis hijos que están aquí, como para los demás niños de la comunidad”.

En la jornada, también se utilizó la robótica como herramienta pedagógica para que los participantes reflexionaran sobre algunos dilemas éticos, el trabajo en equipo, la importancia de creer en otras personas y entender la verdad del otro. Para esto, una de las estaciones del carrusel funcionó como una mini cancha en la que los niños compitieron con robots, carros a control remoto y recibieron nociones sobre temas de ciencia, tecnología e innovación.

“Son importantes estos carruseles porque los niños y la comunidad vienen hablando de procesos de no repetición y de contar la verdad. Todo esto llevado a la escala de cada niño y cada niña para que aprendan a no decir mentiras, no guardar rencores y a ser la comunidad que siempre han anhelado pero que la violencia no les ha dejado”, reflexionó Edwin Rendón, psicólogo de la Secretaría de la No-Violencia.

Desde el componente de prevención de las violencias y el delito con enfoque restaurativo de la Alcaldía de Medellín, se han sensibilizado a través de talleres y encuentros lúdico-pedagógicos 8.491 niños y niñas, 11.564 adolescentes y jóvenes, 906 padres y docentes; además, se han realizado 1.594 semilleros hasta julio de este año.

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo