in , , ,

CASO ANIBAL GAVIRIA

Por: Orlando Arenas Tamayo

Hace mucho que apagué a Caracol, cansado de escuchar noticias malas y verdaderas campañas empeñadas en generar efectos políticos y encubrir la corrupción galopante de este país, que es tan fuerte, que los colombianos no lo hemos podido acabar. Todas las investigaciones se quedan en su carácter de “exhaustivas”, palabra preferida por jueces y fiscales que nos inyectan un placebo con cada acción investigativa que anuncian de esta naturaleza y nunca pasa nada.

Somos miles, millones los colombianos que queremos que nuestros hombres públicos sean inocentes de verdad, pero no por prescripción y archivo de las investigaciones que se les adelantan. Si son evidentes los delitos, chanchullos y bribonadas de un sartal de sinvergüenzas que se nos entraron a la función pública en alcaldías y gobernaciones, ¿por qué no son juzgados con severidad y sin miramientos de condición política, económica o social?

Las cifras son las que cuentan y lo que sentimos es que casi nadie es condenado porque, en las balanzas de cada delincuente, se sopesan cuantitativamente los pros y los contra de estos negociados, en los que se imbrican toda una serie de castas alojadas estratégicamente en los cargos de peso para contrarrestar las acciones de la justicia, con entronques muy poderosos en la propia estructura judicial, léase, “Cartel de la Toga” con la que se protegen unos a otros para desespero de los ciudadanos de bien.
Fui durante más de veinte años columnista de El Mundo, el periódico de los Gaviria en Medellín, siento aprecio por esa familia y en su momento, como diputado a la Asamblea, fui el primero en proponer el nombre de Guillermo Gaviria Echeverri, a la sazón director de Invías, para la Gobernación de Antioquia por el año de 1976, cuando no aceptó la postulación y posteriormente lo apoyé como candidato oficial del partido liberal, ganó y luego fue asesinado por la guerrilla.

Al Dr Aníbal Gaviria no lo apoyé para la alcaldía de Medellín pero sí para la gobernación de Antioquia y como alcalde lo critiqué con vehemencia por su decisión de embarcarnos en el programa Parques del Río, verdadero embeleco que nos ha costado muchas cifras de endeudamiento para enterrar una vía y poner una mentira piadosa pero grande sobre el puente del deprimido vial:”le devolvemos la vida al río y el río a la ciudad y a sus habitantes” y nunca entendí las razones de tan obcecado empèño. Por esas mismas razones no lo acompañé en la reelección, en la que embarcó a Antioquia, por mis convicciones sobre la propuesta de Andrés Guerra.

La noticia de su orden de captura sorprende por su inusualidad ciertamente, acostumbrados como estamos, a que los de linaje son inmunes, no les pasa nada y debo decir que me producen desconfianza las manifestaciones de los “blancos” rechazando la medida de la justicia, en lugar de respetar sus actuaciones.
Yo ni creo en su inocencia, ni creo su culpabilidad, porque ello es tomar partido, sencillamente atiendo al mandato legal de presumir su inocencia, puesto que no ha sido declarado culpable y eso es un derecho que el Dr Gaviria tiene y que nadie debe conculcarle.

Deseo que pueda probar su inocencia, pero si no la puede probar, deseo que la justicia no concluya como en el conocido caso de Sergio Fajardo a quien no se le ha declarado inocente ni culpable, solamente le archivaron las investigaciones quién sabe por arte de que tipo de sortilegios que tiene la justicia en Colombia.

Pero ver la señora Contralora de Antioquia llorando por la detención del Dr Aníbal Gaviria es el colmo de incoherencia de una señora cuya función es precisamente vigilar la gestión del gobierno departamental y eso habla muy mal de la calidad de los funcionarios que elegimos y le presta flaco servicio a la causa del señor gobernador detenido.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cargando…

0

Habrá mayor empleo en tecnología, salud y comercio en tercer trimestre

Alerta en el Congreso por decreto que abre puerta a venta de Ecopetrol