Anulan proceso disciplinario contra superintendentes de la SIC por reventa de boletas para Rusia 2018

Totus Noticias
6 Min Lectura
Foto: REUTERS/Luisa Gonzalez

La Comisión de Disciplina Judicial le recordó a los ejecutivos de la Federación Colombiana de Fútbol que este tipo de quejas corresponden a la Procuraduría General de la Nación

La Comisión Nacional de Disciplina Judicial acaba de anular el proceso disciplinario que adelantaba en contra del superintendente de Industria y Comercio, Andrés Barreto González, y el exsuperintendente Pablo Felipe Robledo, por haber sancionado presidente de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), Ramón Jesurún, en el marco del escándalo por la reventa de boletas para los partidos del Mundial de Rusia 2018.

El proceso, que había sido abierto por el Consejo Superior de la Judicatura, arrancó cuando el máximo dirigente del fútbol nacional, por medio del abogado de la federación, Hernando Bocanegra, interpuso una queja disciplinaria que, para muchos, se interpretó como una especie de desquite por la multa impuesta por los superintendentes, que escala a $304.617.885.

Tras la eliminación de dicho Consejo, la queja pasó a manos de la Comisión de Disciplina Judicial, llegando al despacho del magistrado Mauricio Fernando Rodríguez, quien decidió acoger, aparentemente desde mediados de junio pasado, la solicitud del exsuperintendente Robledo para anular el proceso. Esto, teniendo en cuenta que quienes ostentan el cargo de superintendentes no ejercen como abogado ni juez, por lo que sería improcedente castigarles como si fueran funcionarios judiciales.

De hecho, el magistrado Rodríguez le recordó al presidente de la FCF y a su abogado que la superintendencia cubre labores administrativas, por lo que cualquier queja disciplinaria en su contra debe llevarse ante la la Procuraduría General de la Nación. Hasta el momento no se conocen reacciones de los superintendentes, ni de los ejecutivos de la federación.

Valga recordar, además, que a pesar de la apertura del proceso disciplinario, la SIC no retrocedió en su decisión, y por el contrario, ratificó desde finales del año pasado las multas en contra de Jesurún y otros dirigentes del fútbol colombiano, de TicketShop y de Ticket Ya, por el esquema bautizado por el ente de control y vigilancia como el ‘Cartel de Reventa de Boletas al Mundial de Fútbol – Rusia 2018’.

“El Despacho encontró plenamente acreditado un acuerdo ilegal entre la FCF, TICKET YA y TICKETSHOP, a través del cual idearon y ejecutaron un sistema que limitó la libre competencia para favorecer a TICKETSHOP en la adjudicación del contrato de boletería para las “Eliminatorias al Mundial Rusia 2018”, y así desviar masivamente la boletería con fines de reventa a sobreprecios de hasta 350 %”, advirtió la Superintendencia de Industria y Comercio en una primera parte del proceso.

De igual manera, señaló que hubo un primer acto de favorecimiento cuando los involucrados acordaron valor específico para el anticipo que debía contener la propuesta de TicketShop con el objetivo de que lograra ser la ganadora. El mismo se estipuló en$10.000′000.000, que quedó incluido en la oferta de la empresa, logrando posicionarse como la mejor opción para la federación.

Acto seguido, se estableció el valor total de la oferta económica que presentaría la organización que se quedó con el contrato. “Para lograr su objetivo, el 12 de agosto de 2015, día de la presentación de las ofertas, los cartelistas tuvieron información confidencial para revisar y tener acceso en tiempo real a cada una de las propuestas que se presentaron ante la FCF y así coordinar el valor de la propuesta que TICKETSHOP debería presentar”, señaló la SIC.

Esto permitió que minutos antes de vencer el plazo para presentar las ofertas, el emisor de boletas aumentó el valor económico de su propuesta a $40.124.640.000. No obstante, un error cometido por la firma de abogados encargada de realizar la evaluación económica de las ofertas ubicó a la empresa en segundo lugar.

Como resultado, los miembros del Comité Ejecutivo de la FCF resolvieron elegir por unanimidad a TicketShop, para posteriormente, y en conjunto pasar a suscribir un contrato de cuentas en participación que le permitió al concesionario desviar masivamente la boletería de los partidos de las eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018 que la selección Colombia disputó en condición de local hacia Ticket Ya.

A través de este, y por obligación del acuerdo anticompetitivo, la última pudo dedicarse a la reventa de la boletería a precios muy superiores a los establecidos por la FCF, llegando a vender boletas de $60.000 en valores $270.000, lo que representó un aumento de un 350 % para el consumidor. El esquema estuvo acompañado por información falsa, publicidad engañosa y hasta ausencia de auditorías.

Tras destaparse el escándalo, y gracias a la colaboración de TicketShop, que quedó exonerada, la SIC emitió multas que juntas escalan a un valor de $18.352 millones.

Tomado de: Infobae.com

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo