ANARQUIA

Columnistas
14 Min Lectura

Por: Federico Senior

No hay mejor palabra para describir lo que hoy vivimos, hacia donde quiera que se mire, el espectáculo es el mismo, la marcha de los asuntos de la sociedad está sujeta a la voluntad, o más bien al capricho de los que dominan. No se trata empero, del poder que han ejercido y ejercen las clases dominantes, las del poder político y económico, la cosa dejo de ser así desde hace mucho tiempo, ahora el asunto del poder es algo más local, más tribal, más de entorno y de la economía del mismo, por lo general signada o, por los cultivos ilícitos y su comercialización o, por los negocios del Estado, en el primero de los casos, los clanes ejercen su poder, casi que sin impedimentos, los cultivos, los laboratorios, el transporte de la droga, todo está organizado, todo planeado, el aceite de la máquina fluye pletórico y campante, en dólares, en efectivo, en cajas de cartón, eso no ha cambiado, llega a sus destinos sin prueba ni fisco, ni retención en la fuente, llega a manos llenas y así mismo se lo gastan, los policías, los jueces, los fiscales, todos a igual compás, todos contentos y todos felices, como decía Fujimori; de vez en cuando, y, casi que sin duda alguna, aparece por allá en cuanto noticiero existe, la captura de algún cargamento, sin duda digo, toda una montada en escena, confiscan una tonelada, mientras por las narices de las autoridades y con su bendición (bien pagada por cierto) salen por las costas cincuenta, así funciona, caen eso sí, en el medio de sus intestinas guerras, a las de los carteles me refiero, más de un inocente, a causa del extravío de alguna bala perdida, o como castigo al sapo que se fue de lengua.

Por el otro lado, aparece la gigantesca economía que genera los recursos del Estado, ese gran botín, por el que cada cuatro años se pelean a dentelladas, las organizaciones políticas, muy asemejadas a las familias de la Cosa Nostra de los años treinta y cuarenta en los Estados Unidos, de hecho por ahí es el asunto, son clanes familiares, establecidos para esquilmar al Estado, ese es su único fin, enriquecerse, para ello deben conquistar el poder y permanecer en él, esto último es lo más difícil, dispendioso y oneroso, por tanto, esa lucha se vuelve una necesidad incesante, conlleva ella (la lucha), toda clase de actos, todos, sin excepción delictuosos, oscuros, criminales, el poder para esta clase, se les vuelve una necesidad, un vicio del que ni quieren ni pueden desprenderse, el botín es uno solo, la rapiña le produce más, al que más largas y afiladas tenga las garras; ello implica entonces, que los límites de la decencia, la moral, la ética y el del cumplimiento de la ley, se borren, permitiendo el “todo se vale”, la idea, el fin, es poder meter las manos en el cofre del presupuesto. De todo pasa entonces, como se dice en Barranquilla “aquí no se respeta pinta”, se urden en las grandes oficinas de la Capital, toda clase de negocios, se diseñan las licitaciones con medidas exactas para el futuro vencedor, se manipula, se compra, se soborna, se amenaza, si es necesario se calumnia, se involucra, se intimida y se asesina, con tal de garantizar el constante fluido del dinero que permite perpetuar tanto el sistema, como la permanencia en el poder de esta podrida clase política que lo ostenta desde siempre.

Los “traquetos” son eso, solo eso, bandidos, asesinos, sanguinarios, salvajes, sin ningún tipo de concepto sobre la decencia, la ley o la moral, nada, ellos son los amos de sus territorios, de sus sembradíos, laboratorios y rutas, ahí no entra ley alguna y si entra, la fulminan; ellos son honestos al reconocerse como criminales, les importa un bledo que así se les catalogue, puesto que los primeros en hacerlo son ellos mismos; tienen y mantienen su negocio gracias al inmenso mercado, que clama por sus productos, a la tozudez de los gobiernos de continuar con la más inútil de las guerras de los últimos siglos, una que deja su pavoroso rastro de sangre y miseria a su pasar, nada importa, solo el negocio, debe seguir, pase lo que pase, muera quien muera, debe seguir siempre.

Los políticos a su vez cuidan de su rebaño, de su maquinaria, de sus votos comprados, de sus contratos conseguidos, de sus estrategias para conseguir los nuevos (contratos), pero muy al contrario de lo que sucede con los narco traficantes que a diario refinan sus métodos, los políticos no se pulen, son burdos, bestias, no se preocupan en planear bien sus desfalcos, les importa un ciruelo cuan palurdos sean los métodos, las estrategias, claro, ellos parten de la premisa de que son los dueños absolutos, que ellos pueden hacer lo que les da la gana, no se preocupan en mirar detalles, deciden que y cuanto se van a robar y montan el tinglado, sin importar cuanto tino y cuidado deban tener con los detalles; el mejor ejemplo es el último contrato entre el MinTic y la Unión Temporal Centros Poblados, el cual no puede ser más rústico, porque no puede, es un rosario de hechos impropios cuando menos, delictivos casi todos, las sociedades que lo conforman, sin experiencia, miembros de sociedades repetidos, licitación más que amañada, la cual fue adjudicada pasando por encima a empresas con verdadera experiencia en el sector, como la ETB, Skynet, Hughes y otras, no importó que muchos de los integrantes de la Unión Temporal tuvieran investigaciones abiertas, solo importo que había que adjudicar a la UT, que es un trompo de poner de la Organización Char, ese clan político, económico, que ha optado por intentar apoderarse del poder a nivel nacional, después de haberlo hecho en su territorio, con las nefastas consecuencias que ello ha traído.

Pues nada, la Ministro Abudinein, adjudicó el contratico, por nada más ni nada menos que un billón de pesos, parece poco, pero es que se trata de un 1, seguido de doce ceros, doce, es una barbaridad, el anticipo por setenta mil millones, esta más perdido que la mama del Chavo, dizque según el tinterillo abogado de la UT, se invirtió en la compra de equipos, pues quien sabe, porque en apariencia el destino de los mismos, fue alguna empresa del Estado de Delaware, por todos sabidos que es un paraíso fiscal, es decir, “esa platica se perdió” y aquí no pasa nada.

De paso, como la ciruela sobre el pastel, la correspondiente póliza que debe acompañar a todo contrato, resulto ser falsa, el paradigma del cinismo, ni siquiera de eso se cuidaron, ahora salen con el cuento, que “fue que”, la entrego un funcionario del Banco (Itau), y que como es una entidad tan seria, nadie la revisó, por favor, un papel que costo mas de dos mil millones ¿nadie lo revisa?, así no más, el Mintic antes de adjudicar no se tomo el trabajo de verificar que la única garantía que tenia el Estado sobre la idoneidad del proponente y después Contratista, de paso le entregan setenta mil millones y, solo después, se dan cuenta que el papelito era adulterado; que eficacia, que rigor, que excelencia, como se tratan los bienes públicos en este país, esto debería costarle a la Ministro no solo su destitución inmediata, sino una investigación dura y profunda, que la fiscalía debería propender, para que la Señora termine en la cárcel unos treinta añitos, que la pongan los primeros cinco en la celda de al lado de la Epa, para que aprenda la Ministro de como se pide perdón, hecho que se le abona a la salvaje “influencer”.

El hiper mega desprestigiado Presidente Duque, salió a defender a la Ministro, pobre hombre, tan joven y tan perdido ya, le toca salir de espadachín a defender honores inexistentes, pobre hombre, lo veremos irse el próximo 8 de agosto a Washington, a ver quien lo emplea, de pronto de mesero del Hard Rock Café, ahí cerquita del Capitolio, pues no creo que le dé para más; pobre hombre, sufrirá el mismo deshonroso destino de todos y cada uno de los amigotes del aciago ex presidente Uribe; pobre hombre.

No sabemos que pueda pasar, lo único certero es que éste, es otro caso de lo que la anarquía propende, todo el que puede, hace lo que le da la gana, los que no pueden, jodidos están y jodidos se quedarán.

Siguiendo tan plausible ejemplo, la gente, los del común al ver de que manera se malbarata el dinero de los impuestos de todos, copian y pegan, hacen o intentan hacer lo que se les antoja, los pequeños comerciantes jamás pagan IVA, los médicos, abogados, y profesionales liberales, jamás pagan impuestos, los encapuchados revientan portales de Transmilenio, tumban estatuas, quiebran vidrios de los bancos de Sarmiento, queman CAIS con policías adentro, la salvaje de la “Epa Colombia”, es condenada y brinca el mundo entero, aludiendo que es exagerada la condena, claro si le compara con la que le dan a los Nules y Lions, y compañía, pues la de Epa es un exabrupto, pero si por ahí nos guiáramos, entonces el que en Colombia mate a uno solo, debería pasar solo unos trece segundos en la cárcel porque los asesinos de las FARC, no solo no van a prisión, sino que los mantenemos y al grupito de poderosos los tenemos en el Congreso, por ahí no es la cosa, el error no es la condena de la “influencer”, el error es la alcahuetería con los ladrones de cuello almidonado, a esos es a los que hay que mandar setenta años a la Picota, o a Gorgona, mejor.

En final de cuentas, estamos en el medio de la anarquía, ante una perspectiva oscura, peligrosa y miedosa, los grandes capitales huyen del país, eso todo el mundo lo sabe, la gente está asustada, las inversiones detenidas, aunque pareciera que nuestro pueblo es más culto o al menos estúpido que el peruano o el venezolano, los inversionistas no van a arriesgar lo suyo, esperanzados en un resultado electoral negativo para la izquierda, no lo hacen, así que la situación aunque el pobre Duque intente con cifras mostrar que la cosa va bien, ésta, la cosa, va muy mal, los datos de crecimiento de los últimos trimestres son buenos solo por el comportamiento de los precios del petróleo y el café, de resto, todo esta manga por hombro, se quebraron desde la cafetería frente a mi oficina, hasta Tostao y Avianca, así que no hay motivos para el optimismo, la anarquía impera, las víctimas, nosotros los de la clase media, la sufrimos peor que todos, no tenemos capital para sacarlo del país, llevamos a cuestas las mas altas cargas impositivas, la carestía carcome los presupuestos, pauperizando cada día más, el contenido de la canasta familiar, la Primera Línea de imberbes, se torna mas beligerante, los maestros más estúpidos, los políticos mas ladrones y descarados, los narcos más ricos y mas felices, y la ley y el orden, los mandamos de vacaciones hace mucho, pues Doña Anarquía, nos manda, nos aplasta y peor aún…. nos silencia…..

Cuadro de comentarios de Facebook
Comparte este artículo